Se encuentra usted aquí

Red Aukin

    Subscribe to canal de noticias Red Aukin Red Aukin
    Ecos del Wallmapu
    Actualizado: hace 2 horas 9 mins

    Agroecología: hacia una nueva revolución agraria

    Mar, 10/08/2013 - 10:28

    Fuente: http://www.ecoagricultor.com/2013/02/agroecologia-hacia-una-nueva-revolucion-agraria/

    La idea principal de la agroecología es ir más allá de las prácticas agrícolas alternativas y desarrollar agroecosistemas con una mínima dependencia de agroquímicos e insumos de energía. La agroecología es tanto una ciencia como un conjunto de prácticas. Como ciencia se basa en la “aplicación de la ciencia ecológica al estudio, diseño y manejo de agroecosistemas sustentables”.

    Con esa definición, Miguel Altieri, actual presidente de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA) y profesor de Agroecología en la Universidad de Berkeley, California, inició su exposición en el Conversatorio Soberanía Alimentaria desde la perspectiva de los agroecosistemas.

    Productores ecológicos, campesinos, indígenas, estudiantes y docentes, compartieron con el destacado agrónomo, investigador y profesor de agroecología, Miguel Altieri, en el  encuentro organizado por la Facultad de Agronomía de la UMSA, el Foro Boliviano Sobre Medio Ambiente y Desarrollo (FOBOMADE), la Asociación de Organizaciones de Productores Ecológicos de Bolivia (AOPEB) y Agrónomos y Veterinarios sin Fronteras (AVSF), el pasado 1 de febrero en el Auditorio de la Facultad de Agronomía UMSA.

    En un escenario académico, Altieri que volvió a Bolivia luego de 25 años, desarrolló los conceptos y principios de la agroecología como una disciplina, ciencia y modelo alternativo.

    Un modelo agotado: la agricultura industrial

    La revolución verde, el símbolo del modelo de la agricultura industrial surgido hace seis décadas, fue instaurada bajo tres premisas: por un lado, que siempre habría abundante agua, en segundo lugar que se tendría acceso a energía barata y, por último, que el clima no cambiaría.

    Además, los agroquímicos, la mecanización y las operaciones de irrigación que son el centro de la agricultura industrial, son altamente dependientes de combustibles fósiles cada vez más caros y escasos.

    Las condiciones climáticas extremas son más comunes y más violentas, amenazando los cultivos, especialmente los monocultivos modernos genéticamente homogéneos que cubren el 80% de las 1.500 millones de hectáreas de tierra cultivable. A esto se suma el hecho de que la agricultura industrial contribuye con cerca del 25-­30% de las emisiones de gases efecto invernadero, cambiando tendencias climáticas y complicando la capacidad del mundo para producir alimento en el futuro.

    La intensificación de la agricultura con variedades de cultivos de alto rendimiento, fertilización, irrigación y pesticidas tienen un fuerte impacto sobre los recursos naturales con graves implicaciones en el medio ambiente y en la salud.

    La agricultura del siglo XXI

    Un paradigma alternativo de desarrollo agrícola, que fomente una agricultura biodiversa, resilente, sostenible y socialmente justa, es el que ha sido desarrollado por la gran variedad de estilos agrícolas ecológicos por al menos el 75% de los 1,5 millones de pequeños propietarios, agricultores familiares e indígenas en 350 millones de pequeñas explotaciones que representan no menos del 50% de la producción agrícola para el consumo interno global. La mayoría de los alimentos que se consumen hoy en el mundo, proviene de 5.000 especies de cultivos domesticados y 1,9 millones de variedades vegetales conservadas y manejadas por campesinos, la mayoría cultivados sin agroquímicos.

    Resilencia a eventos climáticos extremos

    El desempeño agrícola después de eventos climáticos extremos, revela que la resilencia a los desastres climáticos está íntimamente relacionada con el nivel de biodiversidad en las parcelas agrícolas, una de las principales características de los sistemas agroecológicos. En  Centroamérica luego del huracán Mitch, se demostró que los agricultores que utilizan prácticas de diversificación – cultivos de cobertura, cultivos intercalados y agroforestería – sufrieron menos daños que sus vecinos con monocultivos. Después del huracán, las parcelas diversificadas tenían entre 20 a 40% más de capa superior de suelo, mayor humedad del suelo, menos erosión y experimentaron menores pérdidas económicas que sus vecinos convencionales.

    Las innovaciones agroecológicas

    Una pregunta recurrente es por qué si están demostrados sus beneficios sociales, productivos y ecológicos, y si los sistemas agroecológicos son tan rentables y eficientes, ¿por qué no son ampliamente difundidos y adoptados? Y la respuesta es simple, existe una serie de restricciones que desalientan la adopción y difusión de las prácticas agroecológicas.  Se trata de barreras que van desde cuestiones técnicas como la falta de información, hasta la falta de mercado, la deficiente tenencia de la tierra y problemas de infraestructura. Deben hacerse grandes reformas en las políticas públicas, instituciones y en las agendas de los programas de investigación y desarrollo para asegurarse de que las alternativas agroecológicas sean masivamente adoptadas, de manera equitativa y ampliamente accesible. Asimismo, es necesario que los agricultores tengan mayor acceso a mercados locales, regionales, apoyo gubernamental, acceso al crédito, semillas y tecnologías agroecológicas.

    Esos son algunos de los factores que explican que en la actualidad, la producción agroecológica sea particularmente apropiada para los pequeños agricultores, que constituyen la mayoría de la población rural pobre. Y eso es importante porque agricultores de escasos recursos, que utilizan sistemas agroecológicos, son menos dependientes de recursos externos y los rendimientos más altos y más estables logrados promueven la seguridad alimentaria.

    Hacia una nueva revolución agraria

    La agroecología está aportando las bases científicas, metodológicas y técnicas para una nueva “revolución agraria” a escala mundial. Los sistemas de producción fundados en principios agroecológicos son biodiversos, resilentes, eficientes energéticamente, socialmente justos y constituyen la base de una estrategia energética y productiva fuertemente vinculada a la soberanía alimentaria.

    Las iniciativas agroecológicas pretenden transformar los sistemas de producción de la agroindustria a partir de la transición de los sistemas alimentarios basados en el uso de combustibles fósiles y dirigidos a la producción de cultivos de agroexportación y biocombustibles, hacia un paradigma alternativo que promueve la agricultura local y la producción nacional de alimentos a partir de la innovación, los recursos locales y la energía solar.

    ¿Nuevos tiempos en América Latina?

    Hay muchas contradicciones en países progresistas como Venezuela, Ecuador y Bolivia, porque hay muchos intereses económicos en juego.  En el caso particular de Bolivia, seguramente el presidente está siendo arremetido fuertemente por grandes intereses económicos que a veces lo empujan a tomar direcciones contrarias a sus propias leyes.  Hay que hacer como los brasileros, una actitud inteligente, puesto que hay una agricultura avasalladora transgénica que está avanzando en Brasil a través del Ministerio de Agricultura, pero crearon también el Ministerio de Desarrollo Agrícola para apoyar a la agricultura familiar con políticas específicas.  Entonces ahí hay políticas diferenciadas, en cambio en países como Bolivia está todo bajo un solo ministerio, bajo muchas presiones, y los grandes productores una presión tan grande que no puede compararse con la capacidad de incidencia de los campesinos. Hay que crear mecanismos para proteger a la agricultura campesina y apoyar las leyes que ya existen, y transformar en acción los derechos constitucionales.

    La sostenibilidad supone quebrar la continuidad del poder económico

    Vie, 10/04/2013 - 20:21
    Presentación del informe “La situación del Mundo 2013″

    Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=174930

    Maria Cappa La marea

    04-10-2013

    “Es paradójico observar cómo mientras crece la crisis global de sostenibilidad también aumenta el uso de esta palabra. Las empresas la utilizan para confundir y para lavar su imagen. Es imposible que una compañía se defina como “sostenible“ cuando se dedica a hacer coches o envases de plástico”. Así comenzaba esta mañana su exposición Erik Assadourian, colaborador senior del Worldwatch Institute, en la presentación del informe La situación del mundo 2013, cuya edición en español coeditan Fuhem Ecosocial e Icaria.

    Según el estadounidense, sostenible significa “dar bienestar a las personas sin perjudicar los sistemas ecológicos de los que dependemos“. Definir este concepto supone el primer paso para saber si es posible avanzar hacia una sociedad sostenible. Y la clave para lograr cambiar el modelo socio-económico en el que nos encontramos reside en generar un movimiento a escala global similar al abolicionista del siglo XIX. Assadourian ha asegurado que, para que este movimiento sea posible, se requiere un completo cambio cultural, de manera que se cree una “forma de vida, una cultura ecológica para cambiar la idea de que el crecimiento contaminante o las construcción equivalen a progreso“.

    Sostenibilidad ambiental en España

    La edición española de este informe de 664 páginas contiene en exclusiva un capítulo dedicado a la viabilidad de la sostenibilidad en España, elaborado por el profesor de Economía de la Universidad de Valladolid Óscar Carpintero y el investigador de la Fuhem José Bellver. Ambos han lamentado que, debido a la profunda crisis económica por la que traviesa este país, el debate medioabiental haya quedado fuera de la agenda. “Tenemos dos opciones“, – ha explicado Carpintero.- “O comenzamos un cambio profundo en la manera de concebir la economía o insistimos en este modelo, que solo nos lleva a profundizar en el retraso coyuntural“.

    Carpintero también ha explicado que la política económica del Gobierno español está centrada exclusivamente en el crecimiento del PIB. “No hay ninguna correlación entre crecimiento del PIB de un país y el bienestar de sus ciudadanos. Es más, hay evidencias de lo contrario. Sin embargo, sabemos que basar la política económica en indicadores como la huella ecológica de los sistemas de producción o en la reducción de la desigualdad entre el 20% más rico de la población y el 20% más pobre sí se traduciría en bienestar social“. El profesor de Economía también ha destacado cómo tanto desde España como desde la Unión Europea han centrado las reformas en reducir el déficit público al 3%, cuando “lo que deberían hacer es establecer un porcentaje mínimo de dotación de recursos en servicios sociales y no traspasarlo pasara lo que pasara“.

    Qué sabemos hacer

    En la práctica puede resultar complicado tratar de cambiar las bases sobre las que se asienta el modelo económico actual. “Da pavor ver cómo los recursos públicos se destinan para salvar a un sistema financiero que está al servicio de un sistema económico (el neoliberalismo) que atenta tanto contra el planeta como contra la salud de las personas“. A pesar de este panorama, Carpintero ha optado por mostrarse esperanzado ya que “técnicamente sabemos y podemos llevar a cabo determinadas acciones para reorganizar la sociedad“.

    Un cambio basado en la implantación de un modelo económico sostenible orientado a la reducción del despilfarro y del consumismo excesivo e innecesario. Para ello, según han reflejado en el capítulo sobre la viabilidad de la sostenibilidad en España, es necesario rediseñar la política de ordenación del territorio sobre la base de las características del suelo, el clima y los recursos disponibles.

    Bellver y Carpintero también proponen reconvertir el sector de la construcción por medio de la gestión inteligente de lo ya edificado e integrar las políticas de gestión de agua y energía para reducir el consumo y sustituir los combustibles fósiles y la energía nuclear por las energías renovables. Sobre este asunto Carpintero ha destacado que basar la productividad de un país en recursos no renovables conlleva a la desigualdad ya que “a medida que se vayan acabando irá aumentando paulatinamente el porcentaje de población que no pueda satisfacer sus necesidades“. Los que no puedan pagarlo.

    La reconversión industrial, la agricultura y ganadería ecológicas, así como el fomento de empleos en economía sostenible y economía social son tres de las grandes propuestas para transformar el modelo económico. “Hay que generalizar los principios básicos de la industria limpia, generalizar el diseño de productos para adaptarlos a su propio ciclo de vida y fomentar la creación de eco-parques en los que las entidades que los integren establezcan sinergias en las que, por ejemplo, los residuos generados por unas puedan aprovecharlos otras“.

    Respecto al fomento del empleo, los autores del capítulo relativo a España consideran que es necesario estimular los sectores que puedan ayudar a crear un tejido productivo sostenible. “En la última década se han creado medio millón de puestos de trabajo de los considerados como empleos verdes, cuya presencia en la economía es ínfima. Este dato revela el enorme potencial que tiene esta área y que no se está aprovechando“.

    Por último, han querido recordar que el hecho de saber cómo cambiar el modelo productivo y tener con qué hacerlo no es suficiente. Consideran que se necesita respaldo social, por un lado, y un marco institucional y normativo que facilite e incentive este cambio. Aunque puede no resultar fácil. “Muchas de estas propuestas suponen quebrar los elementos de continuidad del poder económico en España“ que son, precisamente, los mismos que han propiciado la actual situación económico-ambiental del país.

    Fuente: http://www.lamarea.com/2013/10/02/cambiar-el-modelo-economico-para-ser-sostenibles/

    Carlo Petrini: “El 80 por ciento de las semillas en el mundo pertenecen solo a cinco multinacionales”

    Lun, 09/30/2013 - 15:53
    La industria de los alimentos es una mafia criminal Fuente: http://aporrea.org/desalambrar/n236963.html

    Carlo Petrini: “Los indígenas, los campesinos, las mujeres y los jóvenes. La gente que supuestamente está atrás en la escala social, será la que nos rescatará de la catástrofe cuando esta bomba explote”

    Septiembre 26 de 2013.-El gurú de la gastronomía y la alimentación, Carlo Petrini, puso en la picota pública al monopolio de los alimentos. El sistema actual es un sistema criminal porque destruye el medio ambiente, se aprovecha de los insumos locales de las comunidades en pobreza, produce un desperdicio que nunca antes en la historia de la humanidad se había visto, no respeta tradiciones, destruye poblaciones y roba el futuro.

    Carlo Petrini es el presidente y fundador de Slow Food , movimiento que busca contrarrestar el vertiginoso mercado de la comida rápida, impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales, combatir la falta de interés general por la nutrición y las consecuencias de las elecciones alimenticias.


    Petrini es una autoridad mundial en temas de alimentación y desarrollo de la agricultura tradicional. Este italiano de 63 años profesa el comer como un derecho, se opone a la globalización del gusto y apoya a los pequeños productores agrícolas.

    En una serie de charlas por América Latina, Petrini ofreció una conferencia en Bogotá sobre cómo la industria alimentaria mundial es una “industria criminal”.

    Petrini creó Slow Food en 1989 en París y fue un proyecto que inició con un interés en la cultura alimentaria y la gastronomía, concepto último que según él, está mal utilizado y mal definido.

    “Gastronomía no es solo el arte de producir a través del conocimiento de la comida ni de una estética que pueda transmitir placer. No son solo recetas, recetas y más recetas”, afirma uno de los considerados gurú de la gastronomía y la alimentación.

    Para Carlo Petrini, la definición anterior no es más que un 10 ó 15 por ciento de lo que es la gastronomía, “quien piense que es solo eso a lo que se está refieriendo es a una pornografía alimentaria”, asegura.

    El hombre, a quien hace pocas semanas le ofrecieron el Ministerio de Agricultura en Italia, presentó una definición más completa y exacta. “Gastronomía es una ciencia compleja y multidisciplinaria que la academia se negó a aceptar durante años. Es holística y cuando hablamos de ella, hablamos de todo lo humano cuando se trata de comer. Es física, química, biología, genética, agricultura, historia, antropología, sociología, identidad cultural y aunque no lo crean economía política”.

    El monopolio

    Carlo Petrini asegura que quien domina el vientre tiene el poder, las guerras siempre han sido por conquistar tierras y apropiarse de lo que éstas producen. Fue en este punto cuando este experto empezó a revelar cifras y datos sorprendentes.

    “El 80 por ciento de las semillas en el mundo pertenecen solo a cinco multinacionales”, señaló el experto, y además aseveró que es tanto el control que las industrias alimentarias tienen sobre la producción agrícola que retó a los colombianos a hacer un experimento.
    Según Petrini, cuando se compran semillas y se siembran en casa, las plantas crecen hermosas y dan frutos que aparentemente se ven perfectos, sin embargo, si alguien intenta sembrar las semillas de esos frutos, ya no crecerá nada, ¿por qué? La respuesta para el italiano es simple: porque a la industria no le conviene que las comunidades tengan control sobre la producción.

    Petrini va más lejos y dice con cierta resignación que cuando la industria tenga el control total sobre la producción ya no existirá el campesino, ni el agricultor. Es por eso que insiste en que la vida no puede ser propiedad de unos pocos, de ahí el énfasis que Slow Food hace para que se fortalezcan las producciones locales y así cada comunidad pueda tener “soberanía alimentaria”.

    Una mafia peligrosa

    “El sistema actual es un sistema criminal porque destruye el medio ambiente, se aprovecha de los insumos locales de las comunidades en pobreza, produce un desperdicio que nunca antes en la historia de la humanidad se había visto, no respeta tradiciones, destruye poblaciones y roba el futuro”, afirma.

    Para Petrini la industria también es peligrosa porque está haciendo cada vez más infértiles los suelos y en los últimos 20 años se han usado más químicos que los que se usaron en los 120 años anteriores, es por eso que la tierra está “adicta”.

    Como si esto no fuera poco, el presidente de Slow Food reveló que el 76 por ciento del agua en el mundo se usa para la agricultura de manera irracional. El sistema alimentario es injusto para quienes producen, para los campesinos.

    “En 1950, Italia tenía un 50 por ciento de población campesina, hoy es solo el 3 por ciento y la mitad de esta última cifra son personas que ya tienen más de 60 años”.

    “Es una mentira que los alimentos ya no contienen suficientes nutrientes y lo que hace el mercado en el caso de la leche, por ejemplo, es cobrarle más al consumidor por un litro con más vitaminas, más por una leche sin lactosa, mientras que los productores siguen recibiendo el mismo dinero inicial. En un futuro no vamos a comer computadores, la gente tiene que despertar, en últimas, tal como estamos, si usted quiere más nutrientes pues cómase la caja tetrapack porque la leche es solo agua”.

    Desde 1900 hasta hoy, la humanidad ha perdido el 75 por ciento de su diversidad y la industria de alimentos solo privilegia las especies más fuertes. Petrini recuerda que cuando hubo una plaga que acabó con la especie de papa que se daba en Irlanda, se logró rescatar este alimento porque se utilizaron otras especies, pero si se descuida la diversidad y solo se fortalece la más fuerte, ya no habrá salvación.

    El desperdicio es otro punto neurálgico. Actualmente se producen alimentos para 12.000 millones de personas cuando la población es de 7.000 millones. Hay un excedente de 5.000 millones pero 1.000 millones de personas no comen y entre el 45 y 50 por ciento de la producción de alimentos se va a la basura.

    Falsas creencias

    A Petrini le aterra que otro criterio para elegir la comida sea la estética, “si una zanahoria no se ve simétrica, entonces no se compra, esa es una lógica nazi fascista. Con la comida pasa como con las personas, solo pasan los bonitos”.

    Es importante destacar que ahora la población gasta más en adelgazar que en comer. Para Carlo Petrini la ecuación es simple, “mientras más se ahorre en comida, consumiendo hidropónicos y transgénicos, más se gastará en servicios sanitarios y de salud”.

    Finalmente, existen cuatro agentes de cambio con los que Slow Food considera importante trabajar: los indígenas, los campesinos, las mujeres y los jóvenes. “La gente que supuestamente está atrás en la escala social, será la que nos rescatará de la catástrofe cuando esta bomba explote”, concluye.

    Informe oficial del Panel del Cambio Climático: el Hombre está llevando al planeta a un calentamiento extremo

    Vie, 09/27/2013 - 14:32

    Panel del Cambio Climático emitió hoy finalmente el informe oficial del clima y destacó por primera vez que es evidente que el hombre está llevando al planeta a un calentamiento extremo. Se espera que los efectos se mantengan con un alza de temperatura y un nivel del mar sobre 3 metros, pese a que se frenen las emisiones de CO2, por cientos de años, destacan 209 autores principales

    La influencia humana en el sistema climático es clara. Esto es evidente en el aumento del efecto invernadero y las concentraciones de gases en la atmósfera, el forzamiento radiactivo positivo, la observaron del calentamiento, y en la comprensión del sistema climático”, destaca un resumen del informe.

    Fuente: http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/Informe_oficial_del_Panel_del_Cambio_Climatico_el_Hombre_esta_llevando_al_planeta_a_un_calentamiento_extremo?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+NoticiasDeEcoportal+%28Ecoportal.net%29

    “La influencia humana fue detectado en el calentamiento de la atmósfera y el océano, en los cambios en la el ciclo global del agua, en la reducción de la nieve y el hielo, en la media mundial del nivel del mar, y de los cambios en algunos fenómenos climáticos extremos”, destacó.

    El calentamiento del sistema climático “es inequivocable y desde 1950 , muchos de los cambios observados son sin precedentes en las décadas del milenio. La atmósfera y el océano se están calentando y la nieve y hielo se están derritiendo”, advierte.

    Cada una de las últimas tres décadas ha sido más caliente que la anterior. En las últimas dos décadas se destacaron las pérdidas de masas de glaciares en Groenlandia y Antártida y el derretimiento de hielo de Ártico.

    El informe señaló que el nivel del mar está subiendo y la concentración de dióxido de carbono se reveló con valores sin precedentes en al menos 800.000 años “El CO2 subió un 40% desde la época preindustrial, primero por las emisión de combustibles fósiles y en segundo por emisiones del suelo. El océano ha absorbido aproximadamente el 30% de dióxido se carbono antropogénico emitido provocando la acidificación del océano”.

    Desde 1750 hay un aumento de radiación por una mayor absorción de energía causada por el aumento de la concentración de CO2 en la atmosfera.

    En otra parte del reporte se señala que los patrones de temperatura de la superficie indican las tendencias en ascenso durante muchas décadas, incluyendo el más rápido el calentamiento desde mediados del siglo 20 y que el enfriamiento es inmediatamente después de grandes erupciones volcánicas

    Las continuas emisiones de gases de efecto invernadero causarán un mayor calentamiento y los cambios en los componentes del sistema climático. Limitación del cambio climático requerirá sustancial y sostenido reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero.

    El cambio global de temperatura de superficie para el final del siglo 21 es probable que supere 1,5 ° C con respecto de 1850 a 1900, pero los cambios de ciclo del agua harán que en el siglo 21 se observen efectos no uniformes.

    El equipo de investigación aclaró “muchos aspectos del cambio climático persistirán en el siglo 21 después que se frenen las emisiones de CO2“. Uno de los graves efectos son el alza del mar, que podría subir al final del siglo, en una estimación de hasta 3,5 metros.

    Un total de 209 autores principales y 50 editores de 39 países y más de 600 autores colaboradores de 32 países contribuyeron a la preparación del Grupo de Trabajo I ARS 5 que fue quien realizó finamente el Quinto Informe de Evaluación del IPCC que estará disponible 30 de septiembre en su versión completa. Ecoportal.net

    La Gran Época

    http://www.lagranepoca.com

    Comunidades en transición hacia un mundo sin petróleo

    Jue, 09/12/2013 - 09:32
    Un cambio de forma de vida requiere de un cambio en la emoción que nos impulsa. Iniciativas como las comunidades en transición hacia un mundo más resiliente nos invitan a pasar de la rabia que nos produce la lucha contra el sistema a impregnarnos de la energía creadora de ser parte de proyectos que sean el cuerpo del cambio que queremos ver en el mundo.

    Por J. Cristóbal Juffe V.

    Fuente: http://www.revistasomos.cl/2013/09/comunidades-en-transicion-hacia-un-mundo-sin-petroleo/

    Durante décadas los movimientos ecologistas y ambientalistas han realizado una lucha – completamente justificada- por hacer evidente la devastación que nuestro sistema de vida está causando en el planeta y en los seres que lo habitamos.

    Muchas veces estas campañas se han centrado en el terror del cambio climático, de la escasez de comida, de la extinción de miles de especies, del agotamiento de los recursos, de la muerte de miles de personas por la irresponsabilidad de un crecimiento sin límites, pero a pesar de que se ha logrado crear consciencia, pareciera que nos cuesta mucho realizar pequeños cambios en nuestro estilo de vida para evitar la catástrofe.

    Esto tiene una posible explicación desde la propia psicología de los seres humanos: Nos cerramos a lo negativo y somos inmediatistas; tendemos a evadir lo problemático y somos muy malos para cambiar una conducta actual por los posibles daños futuros que esta puede provocar.

    Así es como fácilmente nos evadimos de la preocupación del derretimiento de los glaciares y salimos a pasear en nuestra camioneta gigante que rinde menos de 10 kilómetros por cada litro de petróleo que consumimos.

    Renovación de conceptos

    Rob Hopkins, fundador del movimiento “en transición” a nivel mundial, ha propuesto dejar de centrarnos en lo ecológico o sustentable de nuestros sistemas para pasar a focalizarnos en la vulnerabilidad o resiliencia de las comunidades en que vivimos.

    Si aplicamos esta premisa en un supermercado, por ejemplo, dejaremos de preocuparnos simplemente del consumo energético de los frigoríficos o del gasto eléctrico de la iluminación, para comenzar a mejorar la cadena de abastecimiento de nuestros alimentos. ¿Cómo es posible que dos tercios de los alimentos que consumimos hayan viajado más de mil kilómetros? ¿Cuán seguro es que en nuestros abastecimientos tengamos reserva solo para dos días de comida en caso de que falle el transporte que los trae desde tan lejos?

    De esta forma, podemos pasar de pensar en el cambio climático y sus efectos a veinte años para poner énfasis en la vulnerabilidad de nuestros sistemas actuales, que no están preparados para ninguna eventualidad, porque se basan en la falsa premisa de que los sistemas de transporte y comunicaciones globales estarán siempre disponibles.

    La motivación de esta toma de consciencia no es entrar en pánico y comenzar a dar vueltas en círculos gritando, sino, por el contrario, comenzar a dejar de pensar en estas soluciones globales e ir estableciendo soluciones locales, eficientes y resilientes.

    ¿Por qué el petróleo?

    Durante miles de año la humanidad soñó con tener el poder de realizar grandes hazañas, y así lo reflejan nuestros cuentos: Botas de siete leguas para viajar rápidamente, duendes laboriosos que hicieran el trabajo mientras dormíamos y calderos que producían comida por tiempo indefinido.

    Todos estos sueños se hicieron realidad con un concentrado de energía solar destilado durante millones de años que surge desde el fondo de la tierra con un espeso color negro: El petróleo.

    Confundir a los niñosMucho impacto me causó una frase del libro Energía para conocer, decidir y proteger dirigido a los estudiantes de nuestro país, elaborado por la Universidad Católica en conjunto con GDF Suez Energy, que señala: “Aunque con frecuencia se habla del agotamiento de las reservas de combustibles fósiles, estas siguen aumentando debido a la constante búsqueda de nuevos yacimientos, al desarrollo de modernas técnicas de extracción, y a la continua alza del precio de los combustibles que hacen rentables reservas que antes no eran económicas”.El indicar que la reservas de combustibles fósiles siguen aumentando es complemente contradictorio con los datos duros actuales y, al señalar que el alza de precios favorece este aumento, se deja entrever que claramente no se está pensando en soluciones para la mayoría, sino solo para quienes son capaces de pagar los disparatados costos que se prevén para el petróleo a futuro.Finalmente, el libro, pese a que hace un recorrido por una gran cantidad de fuentes de energía renovable y no contaminante, termina concluyendo que la mejor solución para el futuro es: La energía nuclear.

    Un solo litro de esta mágica sustancia puede mover máquinas y con ello producir el equivalente a una persona trabajando durante 35 días. Este oro negro ha reducido el planeta entero a un viaje posible de realizar en algunas horas, ha puesto a funcionar fábricas inagotables de productos que permitieron el apogeo de la segunda revolución industrial y, con ello, han hecho resplandecer nuestras grandes ciudades.

     

    Toda nuestra economía globalizada solo es posible con petróleo barato y mano de obra casi esclava; sin estos elementos es impensable la idea de que nuestros teléfonos celulares sean fabricados en China con materias primas africanas para compañías norteamericanas, para ser envasados en el sudeste asiático, enviadas a América para ser vendidas en Chile por una compañía europea.

    Hemos basado toda nuestra sociedad y sistema de vida a partir de la ilusoria idea de que el petróleo no se agotará nunca, que por siempre podremos traer frutas desde el otro lado del planeta para nuestro desayuno. Pero esto no es verdad.

    En el año 2006 el petróleo llegó a su máximo peak de producción y, desde entonces, ha comenzado a descender, a pesar de que algunos libros “educacionales” digan lo contrario (ver recuadro). Actualmente solo encontramos 1 barril de petróleo por cada 4 que consumimos, y la tasa va disminuyendo.

    Por lo tanto, es completamente necesario que nos replanteemos este estilo de vida basado de manera absoluta en el petróleo para generar sistemas que nos permitan mantener o aumentar nuestra calidad de vida cuando esta mágica sustancia deje de estar disponible. Esta es la idea de las comunidades en transición.

    Las bases de la resiliencia

    Un principio fundamental de las comunidades en transición es que no existen recetas. Cada comunidad tiene realidades diferentes, personas distintas y necesidades propias, por lo tanto, cada cual, en conjunto, debe desarrollar su propia solución. Pero hay algunas ideas que ya han funcionado en las más de mil comunidades en transición (registradas oficialmente) que existen a lo largo del planeta:

    ¿Y en Chile?En Chile por el momento hay dos comunidades registradas en el proyecto en transición. Una es la Ecoaldea El Manzano en la región del Bio Bío, que comenzó a ser parte de este movimiento en el año 2005 y que ha generado un cambio en la forma de vida de los habitantes de la ecoaldea, produciendo sus propios alimentos y aplicando las técnicas y la filosofía de la permacultura.La segunda iniciativa comenzó en el año 2011 en Pucón, donde muchos habitantes de la ciudad, junto con el municipio, se han ido integrando para pensar y actuar respecto a este nuevo paso hacia un desarrollo integral de la comunidad. Así, han generado redes de productores y restaurantes orgánicos, han apoyado la transición a energías renovables de múltiples habitantes y comercio, han puesto en marcha un programa de reciclaje y -lo más importante- han comenzado a imaginar, diseñar y construir la ciudad que quieren para el futuro.Hay dos pequeños documentales que cuentan la experiencia:

    El manzano en transición:

    http://www.youtube.com/watch?v=J0bhKGSO-sM

    Pucón en transición:

    http://www.youtube.com/watch?v=2yygJv0soUQ

    - Plantar comida: No tienen ningún sentido que traigamos nuestros alimentos desde el otro lado del planeta si podemos hacerla crecer en nuestra comunidad. Y no se trata solo de hacer huertos personales o comunitarios, sino de activar las redes locales con los granjeros que son parte de nuestras propias comunidades o que tienen sus plantaciones cerca de éstas. Si hacemos acuerdos directos con ellos, asegurándoles cierto nivel de ventas anuales, podemos ayudarlos a que transiten hacia formas de producción más sanas y más limpias.

    - Cervecerías de y para la comunidad: Es una excelente forma de generar ingresos para la comunidad, evitando que el dinero se vaya hacia grandes conglomerados comerciales.

    - Panaderías de y para la comunidad: Algo tan necesario como el pan puede ser fabricado por la propia comunidad que la consumirá. De esta forma se generan ingresos y se mejora la calidad del producto.

    - Construir relaciones en la comunidad: El trabajo voluntario puede agotar a cualquiera, por eso es necesario construir relaciones firmes al interior de la comunidad para que se apoyen mutuamente en este proceso de construcción de comunidad.

    - Transición calle a calle: Hacer cambios en una comunidad puede ser muy ambicioso para lograrlo de una sola vez; por eso, se propone hacer el cambio calle a calle. Con la ayuda de toda la comunidad se crea paso a paso la realidad que deseamos.

    - Plantas de energía administradas por y para la comunidad: Una de las formas más importantes de resiliencia de una comunidad es su autonomía energética. Todas las familias gastamos verdaderas fortunas mes a mes en las cuentas de electricidad. Si entre todos realizamos las inversiones adecuadas, podemos crear plantas de generación de electricidad limpia y que además produzcan ganancias para la comunidad.

    - Re-economía: Todos estos proyectos provocan cambios importantes al interior de las economías locales, generando más empleos que las grandes cadenas, fabricando productos más sanos para los consumidores y para el medio ambiente y mejorando la calidad de vida al interior de las comunidades. Se puede generar formas de intercambio alternativo, como el trueque y los bancos de tiempo, e incluso hay algunas comunidades que han decidido crear monedas locales para evitar la fuga de recursos.

    Para crear una comunidad en transición solo es necesario que dos o más personas tengan la iniciativa y se la presenten a su comunidad. Esto no es un trabajo aislado, debe hacerse en conjunto, y la experiencia hasta el momento muestra que cuando esto se presenta a nivel de municipalidades y a nivel vecinal tiene muy buena acogida, tanto por el aparato gubernamental, que cuenta con fondos para invertir en desarrollo comunitario, como por parte de los ciudadanos, ya que casi todos hemos sido agotados por un sistema económico y social que nos está carcomiendo y, por lo tanto, estamos buscando alternativas para vivir mejor.

    Cambiar la emoción

    Pero el cambio no se trata solo de pasar de tener un basurero a tener 4 diferenciados para el reciclaje; también consiste en dejar de pelear contra un sistema inamovible; en dejar de tener miedo y rabia, para comenzar a sembrar felicidad, para construir el sistema que queremos, para volver a conocer a nuestros vecinos y juntos crear la sociedad que deseamos.

    Desde mi punto de vista, se trata de cambiar una sociedad basada en la competencia y el miedo a una sociedad basada en la colaboración y el cariño, comprendiendo que somos parte de un sistema integral, y que en la medida que más nos asemejemos al funcionamiento de los sistemas naturales, menos energía extra necesitaremos para funcionar, y por lo tanto, seremos más resilientes y, además, viviremos mejor. 

    Más informaciónCualquiera puede iniciar un movimiento en transición: Basta con que dos o más personas decidan comenzarla, no importa si viven en la ciudad, en el campo, en un edificio, una parcela o una casa. Es un cambio que tiene que ver más con lo humano que con lo material.Se puede encontrar más información en el sitio web:http://www.transitionnetwork.org/

    Y es interesante el documental que cuenta las primeras experiencias exitosas:

    http://www.youtube.com/watch?v=HU3EihPIbBI

    Energía fósil ya no es competitiva en Alemania por entrada de la solar

    Mié, 09/11/2013 - 17:12

    Fuente: http://www.veoverde.com/2013/08/energia-fosil-ya-no-es-competitiva-en-alemania-por-entrada-de-la-solar/

    El carbón y el gas representan el 6% de la matriz energética y ya no es rentable.

    La  Rheinisch-Westfälisches Elektrizitätswerk  (RWE), como principal empresa de energía alemana, declaró que a causa del record alcanzado en generación solar de electricidad, la matriz fósil repartida entre gas y carbón, que hoy sólo representa el  6%, dejó de ser competitiva y ya no reporta ganancias.

    La excelente noticia se dio a conocer mediante un comunicado donde expresa que “debido al auge continuo de la energía solar, muchas centrales eléctricas de todo el sector fósil, en toda Europa, ya no son rentables para operar. Durante el primer semestre de 2013, como resultado, la explotación de la división de generación de energía convencional se redujo en casi dos tercios”.

    Esto corresponde que se ha dejado inactivo 6,5 GW de capacidad de generación frente al récord de 5,1 Terawatts hora (TWh) de energía solar el mes de julio, según informó la plataforma de transparencia EEX, que significó un aumento del 42% en el mismo mes en 2012.

    La enorme capacidad de la energía solar de Alemania proviene de techos de casas y negocios – alrededor del 51% de la energía renovable del país es propiedad de los ciudadanos y la masiva incorporación de instalaciones de energía solar en el país también ha contribuido a reducir el precio de la energía solar considerablemente en los últimos años.

    Sin ir muy lejos, se acaba de inaugurar el techo solar más grande de toda Europa, que por sí sólo genera 8,1 MW y evitará la emisión de 5.000 toneladas de CO2 al año.

    Y bueno, aunque ridículamente la excusa de Fox News sea que Alemania le llega más sol que al resto del mundo, bien sabemos que se puede seguir el ejemplo en cualquier país, en menos de cinco años, si existe voluntad política de implementarlo, según la experta alemana, Ursula Eicker.

    Fuente: Germany’s record-breaking renewables push fossil fuel plants to close (TCK)

    ¿El ayuno, una nueva terapia?

    Sáb, 09/07/2013 - 21:48

    “Le jeûne, une nouvelle thérapie?”
    Documental en canal temático Arte.
    Versión subtitulada en español.

    También les invito a visitar www.ayuno.es … un portal de información sobre el ayuno

    Histórica migración de una Clínica al Software Libre en Antofagasta

    Vie, 09/06/2013 - 09:51

    Antofagasta, 6 Sep. 2013 (Red Aukin)- Después de varios encuentros y pruebas de funcionamiento, la Clínica Cumbres del Norte de Antofagasta va rumbo a convertirse en la primera institución de Salud en Chile en adoptar el Software Libre como alternativa frente a los precios exorbitantes de las licencias corporativas.

    Esta primera semana de septiembre la Clínica dió un paso más y recibió una delegación argentina de la empresa Thymbra para capacitarse en Tryton y GNU Health, programa emblemático de beneficio social respaldado por la Fundación para el software libre (FSF) y Naciones Unidas.

    La Clínica Cumbres del Norte tenía que elegir un nuevo sistema informático para asegurar la continuidad de un servicio de calidad a la hora de una ampliación mayor de sus instalaciones que están previstas para 2014.

    Después de mucha averiguación y discusión interna, la dirección médica y administrativa de la empresa optó por el camino del Software Libre, aunque no existe experiencia previa en Chile en este ámbito.

    El Software Libre ofrece una alternativa informática al concepto de propiedad intelectual. Wikipedia, Mozilla Firefox, LibreOffice y GNU/Linux son ejemplos conocidos de este tipo de software que se distingue por ofrecer su código fuente abiertamente al público, por promover su difusión sin limites y por protegerse legalmente de ser privatizado.

    En julio y agosto las pruebas con el sistema de gestión hospitalaria GNU Health y el sistema de planificación de recursos empresariales Tryton lograron convencer al personal médico hasta el más alto nivel y se inició el proceso de migración.

    Según Victor Gallego, ingeniero de sistemas y miembro del equipo a cargo de la migración informática “este es un primer paso y las potencialidades son inmensas para el país, sobre todo para las comunidades” y añade que “este es un rubro donde uno puede impulsar cambios y dejar de alimentar un sistema injusto”.

    Otro miembro del equipo, Ricardo Astudillo, asesor en el sistema GNU/Linux, confiesa estar “muy contento por estos acontecimientos” e invita a la población “a sumarse a este lindo proyecto de migrar las Clínicas y Hospitales chilenos” a Software Libre y añade que “la cantidad de dinero que se puede ahorrar en licencias informáticas es astronómica, y se mide literalmente en millones de dólares. Lo que pudiera significar una mejoría importante en el ámbito de la salud pública”.

    Según Richard Stallman, fundador del movimiento del Software Libre a principio de los años noventa en Estados Unidos, todo Estado debe tener soberanía sobre su informática, “tiene que migrar al Software Libre y acabar con el uso del Software privativo”.

    La Academia de capacitación culminó este viernes y dejó satisfecho a todos sus participantes, renovando el entusiasmo del equipo por una nueva era informática en Chile.

    Para mayor información sobre GNU Health pulse aquí.

    Foto: La Academia de Tryton y GNU Health.

    Samuel Garretón nos habla de regeneración de suelos y optimización de la retención de aguas en tierras degradadas (audio)

    Lun, 09/02/2013 - 19:17

    Mari mari compuche

    Este jueves 29 de agosto me encontré con Samuel Garretón y Juano Holograma en Panimávida, tierra de fuerte presencia del movimiento de transición, parte de la bioregión del Maule.

    A propósito de las formas que existen de mejorar la calidad de la tierra en el desierto, Samuel nos enseña sobre una técnica permacultural de regeneración de suelos y optimización de la retención de aguas en tierras degradadas.

    Juano nos habla un poquito del proyecto Buenmundo, un punto de convergencia importante en el valle de Rari.

    Me parecen muy relevantes los aportes del peñi Sami para los nortinos, sobre todo por lo difícil que puede ser generar compost en el desierto.

    Páginas


    Instituto Chileno de Permacultura