Se encuentra usted aquí

Energia y Sostenibilidad

    Subscribe to canal de noticias Energia y Sostenibilidad
    Actualizado: hace 2 horas 2 mins

    SOLAR-JET: un proyecto de síntesis de keroseno a partir de agua y CO2

    Vie, 10/20/2017 - 04:37

    Autor: J.L.G. Fierro, Instituto de Catálisis y Petroleoquímica, CSIC, Cantoblanco, 28049 Madrid

    En el proyecto SOLAR-JET, financiado por el 7PM de la Unión Europea se abordó la producción de combustible sintético de aviación utilizando agua y CO2 como materias primas en un proceso termoquímico de alta temperatura acoplado a un equipo Fischer-Tropsch de síntesis de hidrocarburos. Si bien el producto obtenido es una mezcla de hidrocarburos, la fracción de keroseno con una densidad de energía elevada resulta particularmente atractiva. El análisis del ciclo de vida proporcionó una emisión de gases de efecto invernadero de 0.49 kg de CO2 por litro, cifra que contrasta con 3.03 kg CO2 por litro que produce el combustible convencional.  El vapor de agua y el dióxido de carbono (CO2) pueden convertirse en un combustible solar termoquímico mediante el uso de energía solar térmica a muy elevada temperatura. En un estudio reciente se ha analizado la producción de este combustible y se encontró que, bajo condiciones apropiadas de reacción, el coste del combustible  líquido resulta del orden de 1.28 Euros por litro, con producción simultánea de gases de efecto invernadero próxima a cero. Si bien el producto obtenido es una mezcla de hidrocarburos, resulta particularmente atractiva la fracción de keroseno con una densidad de energía elevada.

    En la  actualidad el transporte utiliza combustibles derivados mayoritariamente del petróleo los cuales tienen un impacto ambiental negativo. Otras opciones como la electricidad y el hidrógeno podrían ser portadores de energía alternativos para automoción, pero para aviación no resultan adecuados ya que no reúnen el requerimiento de elevada densidad de energía y potencia. Por esta razón, tanto el keroseno derivado del petróleo como el sintético son las opciones del combustible para aviación. Los biocombustibles utilizados como sustitutos del keroseno son todavía bastante caros y la tierra utilizada para cultivar las plantas que los producen compite con la que se utiliza para producir semillas utilizadas en alimentación. Puesto que este proceso permite obtener un combustible de aviación de forma segura, sostenible y escalable, puede hacer que la industria de aviación europea adquiera una posición de ventaja en el mercado global.

    Los equipos que han participado en el programa SOLAR-JET combinaron las competencias necesarias para realizar los objetivos entre los que cabe mencionar un simulador solar de flujo elevado, el estado del arte de la simulación del proceso y el software apropiado para reducir el número de experimentos, así como la unidad Fischer

     

    Figura 1. Diagrama de bloques el proceso combinado de producción de combustible de aviación sintético a partir de agua y CO2.

    Tropsch de producción de keroseno por primera vez. En la Figura 1 se presenta un esquema simplificado del proceso completo. El keroseno sintético puede usarse como mezcla al 50% con la fracción obtenida a partir de petróleo. Si bien se ha estimado que el keroseno producido en el proceso solar termoquímico-FT tiene un impacto ambiental menor que el derivado del petróleo, se ha realizado un análisis del ciclo de vida y de las emisiones de gases de efecto invernadero del combustible. Para ello se consideró una planta teórica capaz de producir 1000 barriles por día (30 galones por minuto), instalada en una región que recibe 2500 kW/m2 de energía solar, sin aporte de calor o electricidad y utilizando CO2 del aire y agua de mar. El análisis del ciclo de vida proporcionó una emisión de gases de efecto invernadero de 0.49 kg de CO2 por litro, cifra que contrasta con 3.03 kg CO2 por litro que produce el combustible convencional.  

    Referencia   

    [1]        http://www.solarjet.aero 2

    El pueblo que se alimenta de todo

    Lun, 10/16/2017 - 04:22

    En Olot (Girona) un sistema de energía geotérmica, fotovoltaica y de biomasa nutre a una decena de edificios del centro

    Fuente: El país (09/10/2017). Isabel Valdés

    https://elpais.com/economia/2017/10/03/actualidad/1507040753_227608.html

    Olot no se levantó en cualquier sitio. Lo hizo en medio de cráteres y conos volcánicos, hayas,encinas, alcornoques y robles; en medio del Pirineo Oriental, en el punto central de los 120 kilómetros cuadrados que ocupa el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha. Mucho tiene que ver toda esa exuberancia verde que la rodea para que acabara convertida en el único lugar de España con un sistema de trigeneración de energía —geotermica, fotovoltaica y de biomasa, esta última de kilómetro cero proporcionada por empresas cercanas— que proporciona calor, frío y electricidad a varios edificios en el centro de la ciudad.

    Allí, en el casco histórico de esta población de Girona de 34.000 habitantes, con huella modernista y sede del mejor estudio de arquitectos del mundo, el antiguo Hospital de Sant Jaume ha pasado de tener paritorios a dos salas de acumulación de biomasa con dos calderas que alcanzan los 450 y 150 kilovatios de potencia, tres bombas geotérmicas de sesenta kilovatios, placas solares fotovoltaicas y dos acumuladores de agua caliente de 20.000 litros. Se ha convertido en la central de la red de climatización de este distrito inteligente, puesta en marcha por Gas Natural Fenosa y Wattia Innova, que se extiende a algunos comercios y edificios públicos. Una apuesta que, según Josep Maria Corominas, el alcalde, es el camino por el que las administraciones deberían ir: “Son proyectos que no solo hacen ilusión, sino que son un reto, suponen un ahorro energético y monetario importante para todos y son imprescindibles para el entorno”.

    Las residencias geriátricas Montsacopa, Sant Jaume y La Caritat, el Mercado, el Museo Comarcal de la Garrotxa, la Oficina de Turismo, el edificio multiusos Can Monsà, sede de la Fundación de Estudios Superiores, entre otros organismos, son los inmuebles que gozan del suministro de renovables. “Además del centro donde nuestros abuelos van a bailar, una tienda Mango y un Abacus (cooperativa de venta de material escolar). Todo funciona con estos tipos de energía y un control automático que permite suministrar frío, calor y electricidad de la forma más eficiente. A través de sus 1.800 metros de red llega a dar servicio a 40.000 metros cuadrados”, explica Francesc Comino, director general de Wattia, la empresa de eficiencia energética y especializada en automatización de edificioscon la que Gas Natural Fenosa contó para el proyecto.

    Ángel Gonzalo, responsable del proyecto de la energética en Olot, recuerda cómo comenzó todo a través de una licitación del consistorio, coincidiendo con las obras que iban a comenzar en la plaza del Mercado y en cuyo subsuelo acabaron excavando 24 pozos geotérmicos. “La cosa había empezado incluso antes, con el EspaiZero”, apunta Comino, el director de Wattia. El EspaiZero fue el primer centro de trabajo estatal autosuficiente energéticamente, terminado en 2013 y prueba de que se puede funcionar, también en espacios propiedad del Estado, sin ningún tipo de energía externa. “Cuando llegó la remodelación del mercado de Olot, empezó a florecer la idea de aprovechar esas obras para crear algo parecido al EspaiZero. Y así fue como nació el germen de este District Heating and Cooling Multienergía de Cataluña”.

    El Ayuntamiento de Olot arrimó el hombro institucional, Wattia el conocimiento del entorno y la tecnología, y Gas Natural Fenosa la financiación: 1,7 millones de euros en una concesión a 15 años. El proyecto, incluido en el Plan de Energía y Cambio Climático de Cataluña 2012-2020, supondrá un ahorro anual de emisiones de cerca de 750 toneladas de CO2 y una reducción de la factura energética de los edificios municipales incluidos en el proyecto. Todavía no se atreven a dar cifras. “Con solo unos meses, no se puede hacer balance con perspectiva”, apunta Comino. Aunque tienen previsiones: “Podría llegar a ahorrar, por año, 750 toneladas de CO2, es decir, las mismas emisiones que podrían absorber 290 hectáreas de bosque”.

    Esa reducción es gracias, sobre todo, a la previsión del tiempo que hará el día siguiente y la configuración de cada sistema energético en función de ello: “Con un protocolo de comunicación abierto entre los distintos sistemas para que los aparatos puedan ‘hablar’ entre sí y decidir cuál es la energía más eficiente en cada momento”. Todo esto, según Comino, tiene además un filón pedagógico y social: “Ha de ser algo que pueda aprenderse y divulgarse, es esencial el conocimiento sobre eficiencia energética”. Su EspaiZero ya acumula más de 2.000 visitas de escolares, universitarios e investigadores; el distrito inteligente es, si cabe, más “abierto”. Cuenta Comino que la planta baja de lo que ahora es la central de esa red se ha cubierto de cristaleras para que se vea el interior, donde están los tubos, las máquinas y los tanques, y al lado de cada uno, letras adhesivas que indican qué es: “Ahora, el objetivo es seguir haciendo crecer esta red”.

    Biorrefinerías: Microalgas como sustrato para la producción de moléculas plataforma (carboxilatos)

    Jue, 10/05/2017 - 07:40

    Autor: José A. Magdalena-Instituto IMDEA Energía

    Las biorrefinerías son instalaciones en las que se transforma biomasa en diferentes bioproductos de un modo sostenible. Entre los productos energéticos que se pueden obtener en una biorrefinería cabe destacar los biocombustibles líquidos como el bioetanol o el biodiésel, y los biocombustibles gaseosos como el biogás o el biohidrógeno. Debido a la gran variedad de productos que se obtienen en las biorrefinerías, las materias primas que se utilizan para su obtención también son muy diversas. Destaca la utilización de residuos orgánicos como los residuos lignocelulósicos, residuos de la industria alimentaria, residuos animales, y más recientemente, las microalgas.

    La digestión anaerobia es una tecnología ampliamente utilizada para la producción de bioenergía. En ella, la materia orgánica del sustrato es degradada en ausencia de oxígeno por bacterias y arqueas hasta la producción de biogás (mezcla de metano y dióxido de carbono ≈60-40%). Este proceso de digestión anaerobia consta de diferentes fases como son la hidrólisis, acidogénesis, acetogénesis y metanogénesis.

    Debido a las crecientes necesidades de la sociedad, es necesario obtener un mayor rendimiento de los recursos disponibles que se someten a la digestión. Es por ello, que  se quiere implementar nuevas tecnologías complementarias a la digestión anaerobia, que resulten no solo en la producción de biogás, sino también en la producción de otras moléculas plataforma. Son moléculas plataforma aquellos productos intermedios que se obtienen tras diferentes transformaciones de la biomasa y que pueden convertirse en otros bioproductos. Estas moléculas plataforma confieren al proceso un valor añadido. En el caso de la digestión anaerobia, las moléculas plataforma son los carboxilatos o ácidos grasos volátiles, que se producen durante la acidogénesis. Entre ellos destacan el ácido acético, que se utiliza ampliamente en la industria alimentaria, el ácido propiónico, que se usa como conservante, el ácido butírico y el ácido valérico. Además, estos ácidos pueden ser utilizados para la fabricación de polihidroxialcanoatos y de biosurfactantes, siendo estructuralmente idénticos a los que se obtienen por la vía petro-química.

     De entre los sustratos de la digestión anaerobia, las microalgas han sido ampliamente estudiadas en los últimos años. Estas presentan una serie de ventajas como su alta velocidad de crecimiento, su capacidad de realizar la fotosíntesis oxigénica de manera eficiente y los bajos porcentajes de lignina en su composición.

    En este contexto, investigadores de la Unidad de Procesos Biotecnológicos de IMDEA Energía están estudiando el proceso de digestión anaerobia utilizando diferentes especies de microalgas para la producción de energía en forma de biogás. Paralelamente, se realizan experimentos en los que se alteran las condiciones operacionales de este proceso con el fin de optimizar la producción de los ácidos grasos volátiles para su posterior conversión en productos de alto valor añadido.

     

    Empaquetamiento compacto de mallas metálicas como absorbedores volumétricos: Una línea prometedora

    Lun, 10/02/2017 - 12:04

    Autor: Antonio Luis Ávila-Marín (CIEMAT-PSA)

    Los sistemas de receptor central, por sus diversas posibilidades técnicas, han sido entendidos como la tecnología con mayor potencial para reducir costes y aumentar la eficiencia global de la planta. En este sentido, la bibliografía científica así como la importancia de los proyectos europeos y nacionales concedidos a entidades como el CIEMAT-PSA, muestran esta tendencia, especialmente aplicada al concepto de los receptores volumétricos.

    El CIEMAT-PSA comenzó en el año 2010 dentro del proyecto Solgemac y continuo con el proyecto Alccones la idea de trabajar con receptores volumétricos formados por un empaquetamiento compacto de mallas metálicas, por sus ventajas frente a los conocidos receptores de canales o las espumas cerámicas.

    Hasta el comienzo del proyecto Solgemac, los receptores volumétricos formados por mallas metálicas (Betchel y Sirec principalmente [1]), habían tenido la característica común de separar las mallas metálicas una cierta distancia. En nuestro trabajo, siempre apostamos por empaquetar las mallas forzando un contacto físico entre las mismas (conocido como empaquetamiento denso). Además, se ha trabajado la posibilidad de realizar empaquetamientos escalonados y en línea que presentan diferente comportamiento.

    Recientemente, en el Congreso de la Asociación Americana de Ingenieros Mecánicos (ASME en inglés) realizado en Bellevue, Washington sobre Transferencia de Calor, el profesor Kribus junto a sus compañeros (Livshits y Avivi), presento un interesante trabajo destacando las virtudes y el potencial que el empaquetamiento compacto de mallas metálicas frente a la diversidad de trabajos sobre materiales cerámicos, que en muchas ocasiones presentan resultados completamente contrarios entre sí.

    Este trabajo [2], realizado por un importante investigador en el mundo de la tecnología de  receptores volumétricos , confirma la visión conceptual sobre este tipo de absorbedores iniciada en el proyecto Solgemac, continuada en el proyecto Alccones y que dio origen a la tesis [3], en el marco de ambos proyectos, sobre este tema por parte del CIEMAT-PSA.

    Más concretamente, Kribus dice “el resultado más interesante del presente trabajo es la identificación de una nueva estructura: el empaquetamiento compacto de mallas metálicas, que nunca ha sido ensayado como un absorbedor solar”. También indica que “aún es necesario realizar mucho más trabajo para alcanzar a comprender si este absorbedor es capaz de cumplir las predicciones teóricas y más aún, investigar su idoneidad en aspectos como la fabricación, coste, solidez, etc.”

    Esta investigación y los resultados ya obtenidos en los citados proyectos (a la espera de ser publicados en breve) nos animan a continuar con la línea de trabajo, sabiendo que ya, no sólo el CIEMAT-PSA está trabajando sobre este concepto.

    Bibliografía

    [1] A.L. Avila-Marin, Volumetric receivers in Solar Thermal Power Plants with Central Receiver System technology: A review, Solar Energy, Volume 85, Pages 891-910, (2011).

    [2] M. Livshits, L. Avivi, A. Kribus, Dense wire mesh as a high-efficiency solar volumetric absorber, ASME Summer Heat Transfer Conference, Bellevue, Washington, USA, paper HT-2017-5080, (2017).

    [3] A.L. Avila-Marin, Análisis termofluidodinámico de absorbedores volumétricos de porosidad gradual con mallas metálicas: Estudio experimental a escala de laboratorio y desarrollo de un modelo de no equilibrio térmico local. Dissertation. Ingeniería Energética. Madrid. ETSII – UNED, (2016).

     

    Movilidad Sostenible: Semana Europea de la Movilidad 2017

    Jue, 09/21/2017 - 11:15

    La movilidad representa hoy en día uno de los principales retos para las ciudades -donde vive más del 70% de la población europea- por los grandes problemas asociados a lo que éstas se enfrentan: congestión del tráfico, mala calidad del aire, ruido, elevadas emisiones de CO2… Su sostenibilidad es uno de los grandes objetivos de las instituciones públicas a todos los niveles e implica garantizar que nuestros sistemas de transporte respondan a las necesidades económicas, sociales y ambientales, reduciendo al mínimo sus repercusiones negativas.

    A través de la Dirección General de Movilidad y Transporte, la Comisión Europea promueve la movilidad sostenible. Las principales herramientas que proporciona para copntribuir a una planificación sostenible de la movilidad urbana son el observatorio Eltis, que facilita el intercambio de información, conocimientos y experiencias en el ámbito de la movilidad urbana sostenible; el programa de demostración CIVITAS; las fuentes de financiación de proyectos de investigación o planes de actuación sobre movilidad; o la plataforma EPOMM, una red que conecta a las entidades de los gobiernos de países europeos dedicados a la gestión de la movilidad. En julio de 2016 la Comisión adoptó la Estrategia Europea para la Movilidad de Bajas Emisiones, que servirá como marco para sus actuaciones en materia de movilidad eficiente. En España tenemos como marco de referencia la Estrategia Española de Movilidad Sostenible (EEMS), aprobada en 2009, cuyas directrices se estructuran en cinco áreas: territorio, planificación del transporte y sus infraestructuras, cambio climático y reducción de la dependencia energética, calidad del aire y ruido, seguridad y salud, y gestión de la demanda. También disponemos de herramientas como el Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM), un espacio de análisis con el objetivo de reflejar la contribución del transporte público a la mejora de la calidad de vida y del desarrollo sostenible en las ciudades.

    Del 16 al 22 de septiembre se está celebrando la Semana Europea de la Movilidad 2017 (EUROPEANMOBILITYWEEK, EMW), campaña que pretende fomentar la movilidad sostenible sensibilizando a los responsables políticos y a los ciudadanos sobre los beneficios del uso del transporte público, la bicicleta y los viajes a pie y las consecuencias del uso irracional del coche, tanto para la salud pública como para el medio ambiente. La iniciativa, que se celebra anualmente desde 2002, tiene su origen en el evento ¡La ciudad, sin mi coche!, que surgió en 1999 en Fracia e Italia, y cuenta desde el año 2000 con el apoyo de la Comisión Europea. Tanto instituciones públicas y ayuntamientos como organizaciones no gubernamentales, empresas o escuelas pueden participar y organizar actividades. Cada año, el Premio de la Semana Europea de la Movilidad (EMW Award) y el premio al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (Sustainable Urban Mobility Planning, SUMP Award) recompensan las actuaciones de los ayuntamientos encaminadas a promocionar y mejorar la movilidad inteligente, limpia, compartida y sana. La versión española de los premios incluye además a organizaciones, instituciones, empresas y medios de comunicación.

    Ell lema de este año, “Movilidad limpia, compartida e inteligente”, reconoce que la tecnología puede mediar en el proceso de cambio de comportamiento hacia la sostenibilidad, particularmente en el contexto de las ciudades inteligentes (Klecha et al. 2018). Con el eslogan “Compartir te lleva más lejos” se pretende fomentar la movilidad compartida, un “modelo emergente, inteligente e innovador de transporte con gran potencial para reducir el número de vehículos” (según Bulc, Comisaria de transportes) y mejorar la calidad de vida que se está extendiendo rápidamente en los centros urbanos a través de la introducción del uso compartido de bicicletas, vehículos o incluso aparcamiento.

    En la iniciativa están inscritos más de 2400 municipios de 50 países, incluyendo algunos no europeos: Argentina, Brasil, México, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos. Austria y España son los países con mayor número de paticipantes, 579 y 465 ayuntamientos comprometidos, respectivamente. La Celeste es el nombre que aglutina los eventos organizados para la semana de la movilidad en Madrid, que incluyen festivales, peatonalizaciones, rutas, exposiciones, talleres y juegos donde aprender, celebrar y compartir un Madrid más respirable y habitable. Principales eventos: PARK(ing) Day, Festibal con B de Bici, Pasea Madrid, Día sin coches.

    Referencias:

    -       Klecha L., Gianni F. (2018) Designing for Sustainable Urban Mobility Behaviour: A Systematic Review of the Literature. In: Mealha Ó., Divitini M., Rehm M. (eds) Citizen, Territory and Technologies: Smart Learning Contexts and Practices. SLERD 2017. Smart Innovation, Systems and Technologies, vol 80. Springer

    Un nuevo informe dice que el bioetanol de primera generación es tan sostenible como el de segunda generación

    Mar, 09/19/2017 - 04:00

    El informe  “Sustainable Fist and Second Generation Bioethanol for Europe”, realizado por Nova Institute GmBH  y encargado  por CropEnergies AG muestra que bioetanol de primera generación es tan ventajoso como bioetanol de segunda generación para una estrategia climática factible

    Autor: María José Negro -Unidad de Biocarburantes- Dpto. de Energía- CIEMAT

    El informe será presentado y debatido por primera vez el próximo 26 de septiembre en Bruselas. En el contexto de los debates sobre el proyecto de Directiva de la UE sobre Energías Renovables (RED II), la conferencia proporcionará una plataforma para el debate sobre las ventajas y desventajas del bioetanol de primera y segunda generación.  La conferencia examinará si las propuestas RED II cumplen con el mandato de la Comisión Europea de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a la descarbonización del transporte

    Los resultados, según  Nova Institute, muestran claramente que la discriminación sistemática contra los biocombustibles de primera generación de la actual propuesta de la Comisión no está basada, en modo alguno, en pruebas científicas.  En el camino hacia una Europa respetuosa con el clima, los biocombustibles producidos a partir de cualquier tipo de materia prima ofrecen ventajas en términos de reducciones de emisiones de GEI y según la opinión de los autores del informe, deberían formar parte indiscriminadamente de una estrategia transitoria viable hacia la movilidad de bajas emisiones, siempre que se adhieran a criterios de sostenibilidad.

    En el estudio se seleccionan 12 criterios principales para evaluar la sostenibilidad del bioetanol de primera y segunda generación, tales como la huella de gases de efecto invernadero, costos de reducción de gases de efecto invernadero, eficiencia de uso de tierra, seguridad alimentaria, subproductos ricos en proteína, empleo, desarrollo rural, y nivel de vida de los agricultores y silvicultores, cambio uso de la tierra (LUC / iLUC), disponibilidad e infraestructura, trazabilidad de las materias primas. El análisis muestra que todas las materias primas investigadas para la producción de bioetanol ofrecen importantes fortalezas, pero también debilidades en términos de sostenibilidad. Los autores recomiendan mantener el 7% existente para los combustibles basados en cultivos alimentarios y no reducir aún más la proporción de combustibles de primera generación en la REDII.

    http://bio-based.eu/sustainablefuels/

    RENOVAGAS: Almacenar electricidad renovable en gas natural sintético en España

    Vie, 09/15/2017 - 08:13

    Autor: Rufino Navarro-Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (CSIC)

    El despliegue de las energías renovables para cumplir con  la necesaria descarbonización de los  sistemas energéticos va a necesitar incrementar la flexibilidad del sistema para ser capaz de armonizar las discrepancias entre la producción  y demanda debido a la variabilidad en la generación renovable (solar y eólica fundamentalmente).  La mejora en la flexibilidad del sistema de producción y uso de energía renovable se puede conseguir mediante la instalación de sistemas de almacenamiento de energía que puedan modular y estabilizar la red. Una de las fórmulas para el almacenamiento de los excedentes energéticos renovables con mayor capacidad y potencia de almacenamiento es mediante la generación de vectores energéticos secundarios (como el hidrógeno o el metano) que se puedan almacenar en las redes gasistas existentes. En este sentido, aparece la tecnología “Power to Gas” (PtG) que permite almacenar la electricidad convirtiéndola en hidrógeno mediante electrolisis de agua que se utiliza para producir metano sintético mediante la hidrogenación de CO2 (ec 1) procedente de cualquier origen  (industrial, biogas,…):

    El concepto “Power to Gas” abre un campo de posibilidades interesante para el almacenamiento de energías renovables y hasta ahora no había sido afrontado en España a nivel industrial. Por esta razón y con el fin de demostrar la viabilidad de la implantación de la tecnología PtG en España se ha desarrollado el proyecto RENOVAGAS.  El proyecto RENOVAGAS ha sido llevado a cabo por un consorcio de empresas y centros de investigación españoles (Enagás, FCC-Aqualia, Abengoa Hidrógeno, Gas Natural Fenosa, Tecnalia, CSIC y el Centro Nacional del hidrógeno) y financiado por el MINECO en su convocatoria Retos Colaboración de 2014. El proyecto RENOVAGAS tenía como objetivo el desarrollo y operación de una planta de producción de gas natural sintético (GNS) de 15 kW a partir de la producción electrolítica de hidrógeno mediante energías renovables y su metanación a través de la combinación con una corriente de biogás, de manera que el gas natural obtenido fuera totalmente renovable (Figura 1). Dentro de los objetivos del proyecto también se incluyen el diseño del escalado a una planta de 250 kW así como un estudio sobre la implantación de la tecnología en España.

    Figura 1- Esquema producción gas natural sintético a partir del concepto “Power to Gas” (PtG)

    El proyecto RENOVAGAS  comenzó su actividad en Septiembre de 2014 y ha finalizado recientemente con éxito, alcanzando el proyecto los principales hitos técnicos planteados en el mismo:

    1. Optimización del proceso de producción de hidrógeno utilizando procesos electrolíticos eficientes y desarrollando un control avanzado de su integración eléctrica con fuentes variables, como son la energía solar y la eólica
    2. Desarrollo de un diseño específico de un reactor de metanación (multicanales) con capacidad de operación en condiciones variables y con  transferencia de masa y de calor optimizadas
    3. Desarrollo de nuevos catalizadores de metanación con  actividad, selectividad y resistencia a la desactivación superiores a los catalizadores industriales convencionales basados en Ni.

    Las materializaciones resultantes  de los diferentes hitos técnicos del proyecto se han integrado en un demostrador de 15 kW eléctricos como el mostrado en la Figura 2.

    Figura 2. Diseño del demostrador (15 kW) para la producción de gas sintético a partir de la metanación de biogas

    El funcionamiento y operatividad del demostrador se han validado en condiciones reales en la metanación de una corriente de biogás (65% CH4 y 35% CO2) producido en una planta de tratamiento de aguas residuales de la empresa FCC-Aqualia (Figura 3).  Los resultados en condiciones reales han confirmado la capacidad del prototipo para la producción de hasta 2Nm3/h de gas natural sintético que ha sido analizado por la empresa de transporte de gas natural, Enagás, asegurando el cumplimiento de la calidad de ese gas natural sintético con las especificaciones de la red gasista.

    Figura 3. Imagen del demostrador (15kW)  instalado en la planta de tratamiento de aguas de FCC-Aqualia

    A partir de los resultados experimentales obtenidos en el demostrador, se ha abordado también el diseño conceptual y la ingeniería de detalle para escalar el sistema a 250 kW y se ha hecho un estudio de prospectiva económica e implantación de la tecnología PtG en España. El proyecto RENOVAGAS ha permitido demostrar la viabilidad técnica de una tecnología de notable interés para el almacenamiento de electricidad renovable de forma flexible y modulable que permite su operación bajo condiciones variables de operación.

    El primer experimento con luz eléctrica en España

    Lun, 07/24/2017 - 04:10

    Autor: R. Escudero-Cid (Universidad Autónoma de Madrid)

    En la noche del 2 de abril de 1851, el científico gallego Antonio Casares Rodríguez, procedió a la iluminación mediante un arco voltaico de un edificio público por primera vez en España en Santiago de Compostela, en el claustro del antiguo edificio central de la Universidad (hoy Facultad de Geografía e Historia) [1]. La realización de esta demostración pública en esta ciudad supuso un gran efecto desde el punto de vista educativo y divulgativo permitiendo a la sociedad compostelana de aquella época ser partícipe de un hito histórico y un gran acercamiento a la ciencia.

     La preparación científica y tecnológica no eran inaccesibles a otros científicos españoles de la época, pero los conocimientos específicos, los elementos materiales y la determinación que se precisaban reunir para llevar adelante el experimento no estaban al alcance de muchos. Pero estamos hablando de un científico que lideró otros eventos de gran trascendencia [2, 3].

    El experimento se llevó a cabo esa noche de abril de 1851 [4] en el claustro del edificio central de la Universidad de Santiago de Compostela iluminando la Minerva de la Universidad y la torre de la Iglesia de la Compañía. El montaje consistía en pilas Bunsen en serie como fuentes de energía conectadas a un regulador Deleuil con dos electrodos de grafito encargados de generar el arco voltaico.

    El experimento diseñado por Casares contaba con 50 pilas tipo Bunsen como fuentes de energía para conseguir la electricidad necesaria para la activación y el mantenimiento del arco voltaico. Estos dispositivos fueron inventados en 1940 por Robert Wilhem Bunsen a partir de una célula previa ideada por el científico galés William Robert Grove, el que posteriormente sería uno de los iniciadores de las pilas de combustible. La idea original de Grove consistía en un sistema compuesto por un ánodo de zinc en ácido sulfúrico diluido y un cátodo de platino sumergido en ácido nítrico concentrado y ambos separados por una olla de cerámica porosa. Robert Bunsen modificó el cátodo de platino por una pieza de grafito, material más barato, dando lugar a una reacción con un potencial algo menor. Las reacciones químicas llevadas a cabo por este dispositivo son:

     

    dando lugar a un potencial teórico de 1.72 V, inferior al de las celdas de Grove de 1.9 V.

    Otro de los elementos importantes del experimento de Casares fue el regulador Deleuil. Este equipo es el encargado de ir posicionando los electrodos de grafito encargados de la formación del arco voltaico tras el desgaste que sufren. En este caso consta de un electrodo fijo y otro montado sobre un sistema móvil regulado por un electroimán en serie con el propio arco. Este sistema también constaba de un espejo parabólico metálico que permitía concentrar la luz y proyectarla sobre un edificio, como se hizo aquella noche.

    Por último, el elemento más importante para la generación de luz es el arco voltaico, que se obtiene tras la ionización del aire entre ambos electrodos de grafito. A pesar de su uso, el arco eléctrico no es apropiado como sistema de iluminación general porque, independientemente de cuestiones tecnológicas (como el sistema de producción eléctrica) y del coste económico, su brillo era excesivo, resultando insoportable incluso a una gran distancia. También ha de tenerse en cuenta que no fue hasta más de 25 años después cuando se inventó la lámpara incandescente que sería utilizada para la implantación generalizada de la iluminación eléctrica en ciudades a finales del siglo XIX.

     

    Ilustración de un diseño similar al utilizado por Antonio Casares en su experimento [5].

    Mediante el uso de estos equipamientos se procedió a iluminar la noche compostelana provocando gran expectación entre todos los presentes. Fue tanta la importancia del evento que un año más tarde, la noche del 24 de julio de 1852, previa a la celebración del día de Santiago, se repitió el experimento en una de las fachadas de la catedral, congregando a la mayor parte de la población de la ciudad. Sería entonces cuando un bibliotecario de la Universidad de Santiago dijera las palabras “a noite está varrida da terra” (la noche está barrida de la tierra), que pasaron a la posteridad gracias al relato de A. Cotarelo Valledor [6].

    Referencias

    [1] A. Díaz Pazos, Boletín das Ciencias (ENCIGA)75 (2012) 139.

    [2] R. Cid, Anales de Química109 (2013) 27.

    [3] R. Cid, Revista Española de Física28 (2014) 59.

    [4] J. C. Alayo, J. Sánchez Millán, Técnica e ingeniería en España, VI. El Ochocientos. De los lenguajes al patrimonio, IFC – Real Academia de Ingeniería, Zaragoza, 2011.

    [5] A. P. Deschanel, Elementary Treatise on Natural Philosophy, Part 3: Electricity and Magnetism, D. Appleton and Co., New York, 1878.

    [6] A. Cotarelo Valledor, La chispa mágica, El Eco de Santiago, Santiago de Compostela, 1923.

    Aplicación de la computación fluidodinámica en tecnologías de concentración solar térmica como ejemplo de ingeniería verde

    Vie, 07/21/2017 - 04:03

    Autora: María Isabel Roldán Serrano. CIEMAT-Plataforma Solar de Almería

    Actualmente, uno de los grandes retos es acelerar el desarrollo de tecnologías energéticas avanzadas para obtener una energía respetuosa con el medioambiente, frenar el cambio climático y lograr un desarrollo sostenible. En este contexto, la “ingeniería verde” considera que la protección de la salud y del medioambiente genera un gran impacto y rentabilidad cuando se aplica en el diseño y en la fase de desarrollo de un proceso o producto. Otros conceptos relacionados con ingeniería verde son ingeniería ambiental o sostenible. Por ello, en este ámbito, el término “verde” se refiere a procesos y a generación de productos que minimizan la contaminación, promueven la sostenibilidad y protegen la salud sin que implique sacrificar la viabilidad económica y eficiencia del proceso. Más ampliamente, este término ha sido asociado al desarrollo sostenible, en el que procesos y productos pueden realizarse indefinidamente con un consumo de recursos controlado y una degradación medioambiental mínima [1][2].

    De esta forma, los procesos y productos procedentes de la ingeniería verde están basados en los siguientes principios [3]:

    • Uso integral del análisis de sistemas e implementación de herramientas de evaluación de impacto ambiental.
    • Conservación y mejora de los ecosistemas naturales, junto con la protección de la salud y el bienestar.
    • Empleo del análisis del ciclo de vida que permite medir el flujo de energía, de materiales y emisiones tóxicas involucradas durante el proceso o la fabricación de un producto.
    • Asegurar que los materiales y energías entrantes y salientes del proceso son respetuosos con la salud y el medioambiente.
    • Evitar el agotamiento de los recursos naturales.
    • Eliminar la generación de residuos y la emisión de los gases de efecto invernadero.Además, es necesario tener en cuenta que la ingeniería verde desarrolla y aplica soluciones tecnológicas adaptadas a la zona donde la instalación es ubicada. Estas soluciones deben implicar la mejora y obtención de una tecnología innovadora que logre alcanzar la sostenibilidad. En este sentido, la aplicación de este tipo de ingeniería se puede agrupar principalmente en cinco categorías [4]: generación de energía renovable, calidad energética, control ambiental, optimización de máquinas y procesos, y  desarrollo y prueba de productos verdes y tecnologías.

      La categoría de generación de energía renovable cubre un amplio rango de tecnologías, tales como eólica, solar (fotovoltaica y térmica), de biocombustibles, hidráulica, mareomotriz y geotérmica. La investigación y desarrollo en estas áreas se está expandiendo e impulsando por los objetivos ambientales anteriormente definidos y por la creciente legislación gubernamental relativa al desarrollo sostenible. Hoy en día más de 50 países, con una gran variedad de políticas, geografías y condiciones económicas, poseen un amplio conjunto de objetivos con el fin de cubrir gran parte de su demanda energética con sistemas de generación a partir de fuentes renovables [2][3].

      Las tecnologías de concentración solar térmica se pueden considerar como un ejemplo de ingeniería verde debido a que utilizan una fuente de energía renovable como alternativa a los combustibles fósiles, contribuyendo positivamente al desarrollo sostenible y permitiendo realizar procesos que eviten la generación de gases de efecto invernadero. En este ámbito, la implementación del llamado “diseño verde” debe ofrecer un sistema viable y rentable a la vez que reduzca la generación de contaminación en la fuente y minimice el riesgo para la salud y medioambiente.

      El sector termosolar es todavía emergente y, en muchos casos, la tecnología y las instalaciones empleadas son experimentales. En este contexto, las tecnologías de concentración solar térmica requieren la integración de un diseño completo y eficiente con el fin de obtener el máximo rendimiento de cada instalación; para lo que es necesario el uso de herramientas de simulación avanzadas que sean capaces de predecir el comportamiento del fluido caloportador en la instalación, así como la definición y optimización de las condiciones de operación con el fin de aumentar la eficiencia del sistema y cumplir con el propósito perseguido por la ingeniería verde.

      La predicción y el análisis del comportamiento térmico y fluido-dinámico de las instalaciones termosolares son la base para mejorar el rendimiento térmico de la planta. Para tal fin se emplea la computación fluidodinámica (CFD) que permite reducir el esfuerzo invertido en la realización del diseño experimental y la adquisición de datos. Esta rama de la mecánica de fluidos complementa el modelado físico y otras técnicas experimentales; puesto que permite suministrar una información detallada de la circulación del fluido en la instalación, incluyendo el estudio de fenómenos complejos como la turbulencia, reacciones químicas, transferencia de calor y materia, y flujo multifásico.

      En la mayoría de los casos, el desarrollo de modelos numéricos implica un menor coste económico y de tiempo, en comparación con el requerido por procedimientos experimentales. Esto permite investigar más opciones de diseño y sistemas bajo condiciones extremas. Además, el modelado CFD ofrece la posibilidad de analizar problemas internos y específicos en el flujo de fluidos que serían muy costosos o imposibles de realizar mediante métodos experimentales; lo que da confianza en la selección del diseño propuesto evitando así el sobredimensionado de la instalación, reduciendo su malfuncionamiento y alargando su periodo de vida. Por ello, la CFD se ha convertido en una herramienta fiable para apoyar a los ingenieros e investigadores en el diseño de equipos industriales e instalaciones innovadoras, eliminando en muchos casos la necesidad de desarrollar el procedimiento experimental de ensayo–error que lleva consigo un consumo de recursos y una generación de residuos que hacen alejarse del objetivo marcado por la ingeniería verde.

      El creciente interés por el “diseño verde” ha llevado a aplicar el modelado CFD en diferentes áreas tales como en el diseño de edificios eficientes energéticamente y en diseño de aerogeneradores. En el sector termosolar, el modelado CFD se está aplicando en el diseño de nuevos conceptos de receptores, en la optimización de diseños existentes, en el análisis térmico de los fluidos de trabajo y, además, en la optimización de las condiciones de operación para distintas instalaciones [5]. Por tanto, la versatilidad de la simulación CFD y la necesidad de desarrollar procesos sostenibles y respetuosos con el medioambiente, hacen que sea una herramienta esencial para plantear nuevos diseños en las tecnologías de concentración solar térmica.

      Fuentes:

    1. Al-Baghdadi MARS (2014) Computational fluid dynamics applications in green design. International Energy and Environment Foundation, Iraq.
    2. Roldán M.I. (2017) Concentrating Solar Thermal Technologies: Analysis and Optimisation by CFD Modelling. Springer International Publishing AG, Switzerland.
    3. US Environmental Protection Agency (2015) https://www.epa.gov/green-engineering.
    4. National Instruments (2008) Ingeniería Verde – Mejorando el Ambiente y la Rentabilidad, Instrumentation 2, vol. 20.
    5. www.psa.es

    La Concentración de Energía Solar: un mercado todavía pequeño pero que aprende rápido

    Mar, 07/18/2017 - 04:40

    Autora: Beatriz Lucio-Instituto IMDEA Energía

    La reducción de costes que se ha dado en los sistemas para obtener electricidad fotovoltaica (PV, en inglés Photovoltaics) en los últimos diez años, ha provocado que se convierta en una de las opciones energéticas más económicas. Concretamente, en 2016 su capacidad global llegó a los 300 GW, con un crecimiento progresivo anual que supera el 30%. Por otro lado, la concentración de energía solar (CSP, en inglés Concentrating Solar Power) es una alternativa menos conocida, cuya implementación en el mercado empezó después que la PV en el año 2007. En 2016 la capacidad de la CSP alcanzó los 5 GW, pero se encuentran menos datos sobre la evolución de costes comparándola con la PV. Esto es debido a que los sistemas fotovoltaicos tienen dos componentes principales, módulo PV y convertidor, que se ofrecen actualmente en el mercado como producto de forma competitiva; mientras que los sistemas de concentración solar son más complejos. La tecnología más común de la CSP basada en colectores cilindro-parabólico consiste en un campo de colectores, un circuito para la transferencia del calor mediante un fluido que puede incluir el almacenamiento de energía y un bloque de potencia que convierte la energía térmica en electricidad. Existen a nivel mundial sólo unos pocos suministradores con la capacidad de asumir el riesgo financiero, donde el saber hacer representa la parte más valiosa de los proyectos. Para la mayoría de las instalaciones hay información disponible sobre las inversiones de forma global o de los ingresos por kWh, lo que hace que sea muy difícil llegar a una conclusión en términos económicos sobre cómo evoluciona el mercado de la CSP [1].

    Un estudio reciente [2] ha identificado las distintas fases de desarrollo del mercado con todos los proyectos comerciales relacionados con la CSP (tanto sistemas cilindro-parabólico como de tipo torre), realizando una base de datos. En este estudio se demuestra que desde los últimos cinco años hay una clara evidencia de la reducción de costes para la CSP de cilindro-parabólico, aumentando los conocimientos al 25%. Estas cifras son superiores a las esperadas y similares a lo que han evolucionado a lo largo de 35 años los módulos de PV.

    Referencias:

    [1] R. Pitz-Paal. Nat. Energy 2, 17095 (2017).

    [2] J. Lilliestam, M. Labordena, A. Patt, S. PfenningerNat. Energy 2, 17094 (2017).

     

    El desafío solar: fotovoltaica frente a termosolar

    Vie, 07/14/2017 - 07:34

    Sin duda la energía solar jugará un papel cada vez más importante en la producción energética mundial, pero determinar en qué proporción contribuirán cada una de las tecnologías disponibles dependerá no solo de aspectos económicos y de las políticas de apoyo, sino también de la capacidad de explotar sus complementariedades.

    Autor: Juan M. Coronado-Instituto IMDEA Energía

    La energía solar es el recurso renovable más abundante en la tierra y se espera que en el futuro contribuya de forma muy notable al mix energético global. Debido a la reducción masiva de costes experimentada en los últimos años la producción de electricidad mediante sistemas fotovoltaicos (PV) ya representa una de las opciones económicamente más competitivas si se dan las condiciones favorables de la irradiación. Esto ha desencadenado un enorme crecimiento del mercado para sistemas fotovoltaicos en la década pasada, y a finales de 2016 se alcanzó una capacidad global instalada de cerca de 300 GW y con un crecimiento anual de superior al 30%. Por el contrario, la energía solar de concentración (CSP) es una alternativa menos conocida, que, dejando aparte los sistemas de demostración instalados en California entre 1985 y 1991, no inició su despliegue comercial hasta 2007. Las instalaciones CSP alcanzaron una capacidad global de cerca de 5 GW a finales de 2016. Sin embargo, al contrario que en el caso de la PV, existe muy poca información disponible sobre la evolución de los costes. Estas diferencias tienen que ver con el hecho de que los sistemas fotovoltaicos consisten en sólo dos componentes principales, el módulo fotovoltaico y el inversor, ambos disponibles en un mercado muy competitivo y transparente. Por el contrario, CSP es un sistema más complejo: la tecnología más común (basada en receptores cilindroparabólicos) consiste en un campo de concentración de colectores solares, un circuito con el fluido de transferencia de calor, que también puede incluir almacenamiento de energía térmica, y un bloque de potencia que convierte la energía solar de alta temperatura en electricidad.

    Con objeto de comprender mejor la evolución de costes del CSP, Johan Lilliestam y sus colaboradores del ETH Zürich (Suiza) han creado una base de datos de todos los proyectos CSP comerciales del mundo utilizando un amplio conjunto de fuentes y desarrollando aproximaciones razonables para estimar parámetros desconocidos y generar un conjunto completo de datos. Este estudio, recientemente publicado en Nature Energy,[1][2] se presenta claras evidencias de una reducción de costes de sistemas CSP de receptores parabólicos en los últimos cinco años a un ritmo superior al 25%. Este valor es mayor de lo esperado y se encentra en el mismo rango que la cifra promedio para módulos fotovoltaicos  en un periodo más largo (20,9% en los últimos entre 35 años). Los investigadores concluyeron que la continuidad en el desarrollo de proyectos y la colaboración de las industrias de fabricación de componentes, así como las políticas de apoyo por parte de gobiernos y administraciones, especialmente si fomentan la competitividad, son importantes para mantener una tasa de aprendizaje alta que permita seguir en la senda de la reducción de costes de CSP.

    No obstante, a pesar de estas evidentes mejoras en la reducción de costes del CSP, teniendo en cuenta los valores ya muy competitivos de la generación fotovoltaica, cabe preguntarse si continuar apostando por la tecnología CSP es necesario y/o razonable. En este sentido la respuesta no puede basarse únicamente en la medición de precios de la energía por kWh si no que precisa un examen integral del sistema energético. Actualmente la tecnología PV sólo proporciona electricidad durante las horas de luz solar, lo que obliga a operar estos sistemas en combinación con otras tecnologías que aporten la flexibilidad necesaria para equilibrar la producción y la demanda. En este sentido el CSP con almacenamiento térmico integrado es una opción muy atractiva en comparación con sistemas de almacenamiento de electricidad grandes proporciones. Esto es debido a que la incorporación de las baterías para el almacenamiento de electricidad en las instalaciones de PV siempre lleva asociadas inversiones adicionales muy significativas. Por el contrario, los sistemas CSP con almacenamiento térmico integrado son potencialmente más baratos que los que los sistemas de la misma tecnología que no lo incorporan. De esta manera algunas proyecciones indican que a partir del 2025, en las regiones que cuente con recursos solares abundantes, se espera una alta penetración de sistemas complementarios de PV y CSP. En concreto, en los escenarios donde se limitan las emisiones de CO2 o los precios del combustible son altos, combinara las dos tecnologías solares resulta económicamente más atractivo que la integración de elementos de almacenamiento de electricidad, o sistemas de apoyo basados en combustibles fósiles. Estas conclusiones se basan en el supuesto de que se pueden conseguir importantes reducciones de precios en la producción CSP [3], un hecho que ahora puede ser considerado más probable en un futuro próximo a la luz de los hallazgos del grupo de Lilliestam2.

    [1] Robert Pitz-Paal. Nat. Energy. News & Views. 2, 17095 (2017)

    [2] Lilliestam, J., Labordena, M., Patt, A. & Pfenninger, S. Nat. Energy 2, 17094 (2017).

    [3] Mehos, M., Jorgenson, J., Denholm, P. & Turchi, C. Energy Procedia 69, 2060–2071 (2015).

    Sostenibilidad y diversión

    Lun, 07/10/2017 - 03:40

    El colegio CEIPSO Maestro Rodrigo de Aranjuez es el primer centro educativo de España que cuenta con un centro de juegos infantil sostenible. El parque infantil genera energía sostenible a partir del movimiento de los columpios y balancines y además está fabricado con neumáticos.

    Autora: Rebeca Sánchez-Universidad Rey Juan Carlos

    Renault, con la colaboración de su Fundación Renault para la Movilidad Sostenible (FRMS), ha creado un parque infantil como respuesta a los 200.000 neumáticos fuera de uso que se generan en España cada año. Otra de las características importantes de este parque infantil, además de revalorizar un residuo, es que genera energía sostenible. En los columpios y balancines se han instalado dispositivos que transforman la energía cinética en electricidad, con la que se alimenta el sistema de riego y el hilo musical del centro educativo. Además, el parque infantil cuenta con paneles fotovoltaicos (12V) integrados en la arquitectura del parque para completar la generación de energía.

    La puesta en marcha de este original parque se llevó a cabo el pasado mes de junio, coincidiendo con los campamentos de verano, y ha contado con la colaboración de Basurama (expertos en proyectos de reutilización creativa de residuos), y Creática (empresa encargada de dispositivos de recuperación de energía).     

    El centro educativo Maestro Rodrigo ha acogido con tanto entusiasmo el nuevo parque infantil, que ha puesto en marcha una línea educativa en la que utilizan el juego y la diversión como herramienta de concienciación energética entre los más jóvenes. “En las escuelas sostenibles no nos conformamos solamente con transmitir conocimientos e ideas, sino que además las ponemos en práctica”, comenta el director del centro, Javier Pariente, tras recordar que son precisamente los niños “la fuerza de cambio más poderosa de esta sociedad”.

    Fuente: Energynews

    7° Edición del congreso “WORLD HYDROGEN TECHNOLOGY CONVENTION” – WHTC2017

    Mar, 07/04/2017 - 05:29

    Autora: Gisela Orcajo Rincón-Grupo de Ingeniería Química y Ambiental. Universidad Rey Juan Carlos

     

    En este mes de julio se reunirá en Praga a comunidad científica de hidrógeno y pilas de combustible, en la séptima edición del congreso “World Hydrogen Technology Convention” – WHTC 2017, organizado por la plataforma tecnológica del hidrógeno checa y bajo el patrocinio de la Asociación Internacional del hidrógeno (“International Association for Hydrogen Energy” -IAHE-). El objetivo de este congreso es el de ofrecer una oportunidad única para compartir los últimos hallazgos y resultados en esta materia entre toda la audiencia académica, científica y empresarial.

    El tema del congreso “El Futuro puede estar más cerca de lo que crees” (“The Future Might Be Closer Than You Think”), habla de la tendencia clara hacia la integración de las energías renovables y la tecnología del hidrógeno como punto clave para la implantación de sistemas 100% renovables. Este congreso es una oportunidad para aprender también acerca de las aplicaciones innovadoras del hidrógeno y las pilas de combustible, exploración de nuevos productos y encuentro de posibles proveedores, clientes y colaboradores. Allí se debatirán temas muy interesantes referidos a esta tecnología como: fundamentos y teoría de las pilas de combustible, transporte, aplicaciones estacionarias y portátiles, producción, almacenamiento de hidrógeno, simulación y modelado, motores de combustión interna de hidrógeno, regulación y seguridad, políticas y financiación de las tecnologías del hidrógeno. Al igual que en otras ediciones de este congreso, habrá sesiones plenarias muy interesantes, donde se analizarán los éxitos, las oportunidades y los desafíos de la economía del hidrógeno.

     

    Celebracion de la 25th European Biomass Conference and Exhibition

    Vie, 06/30/2017 - 08:38

    La conferencia tuvo lugar del 12 al 15 de junio en Estocolmo (Suecia) y en ella se presentaron resultados del proyecto “Diseño y optimización de una biorrefineria sostenible basada en biomasa del olivar y de la industria del aceite de oliva: analisis tecno-económico y ambiental” (BIOROLSOS), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, dentro del Plan Nacional I+D+I “Retos de Investigación” 2015-2017, y llevado a cabo en la Unidad de Biocarburantes del CIEMAT.

    Autor: Paloma Manzanares -Unidad de Biocarburantes- Dpto. de Energía- CIEMAT

    A lo largo de más de 20 años, la European Biomass Conference and Exhibition (EU BC&E) ha combinado un simposio científico de alto nivel con una exposición industrial en el ámbito de la biomasa. Durante la Conferencia celebrada este año, se han discutido temas de interés para los mercados de la biomasa en áreas técnicas y de negocio, que abarcan desde la evolución de recursos hasta el desarrollo de políticas. El evento, en el que han participado más de 1.300 personas, ha tenido como objetivo potenciar un intercambio internacional de experiencias en políticas, investigación y desarrollo, fabricación e instalación, así como llegar a ser un escaparate de las últimas tecnologías. Además, la conferencia ha ampliado su alcance al tema de la bioeconomía, un sector con una estrecha conexión con la bioenergía, donde Suecia se ha convertido en un país líder.

    La Unidad de Biocarburantes del Ciemat participó en dicha Conferencia presentado 3 posters y una comunicación oral. En el trabajo titulado “Assessing biomass resources from olive oil production in Spain” se mostraron los resultados obtenidos en el análisis a nivel nacional  de la producción de residuos asociados a la industria del aceite de oliva (hojas y orujillo), evaluando los volúmenes y localizaciones de su producción. Igualmente se ha determinado la generación anual a nivel nacional de los residuos asociados al cultivo del olivar. En otro trabajo titulado  “Valorization of extracted olive oil pomace residue through conversion into bioethanol and bioproducts” se expusieron los resultados obtenidos en la utilización del orujillo (residuo obtenido en la extracción del aceite de oliva) como materia prima para la obtención de etanol y bioproductos.

    En la comunicación oral “Techno-Economic Evaluation of a Small Scale Integrated Biorefienery Based on Olive Tree Pruning” se presentó el diseño y la viabilidad tecno-economica de una biorrefinería mediante la aplicación del programa de modelización AspenPlus, utilizando los datos obtenidos a escala de laboratorio por la Unidad de Biocarburantes. En esta biorrefineria se obtendría no solo bioetanol, sino también azúcares, antioxidantes y electricidad.

    Por otro lado y ya utilizando paja de cebada como materia prima se presentó el trabajo “Bioethanol and Xylooligosaccharides Production from Agricultural Residue” en el que se presentaron los resultados obtenidos en la obtención de xilooligosacaridos en el pretratamiento por explosión a vapor de paja de cebada. Estos compuestos podrían ser utilizados como prebióticos en la industria farmacéutica lo que revalorizaría el proceso de producción de etanol a partir de dicha materia prima.

    Marruecos y España: ejemplos opuestos de Planificación Energética

    Mar, 06/20/2017 - 04:16

    Autor: Eduardo Zarza Moya-CIEMAT

    La necesidad de hacer frente tanto al importante incremento en el consumo de energía primaria que se prevé a medio plazo a nivel mundial, como los problemas medioambientales que el uso masivo de los combustibles fósiles ha provocado, han hecho que la Energía se haya convertido en un tema clave. No obstante, el modo en que los distintos países enfocan el problema energético es muy diferente, siendo España y Marruecos buenos ejemplos de esta disparidad de estrategias y enfoques.

    Mientras en España es evidente, desde hace muchos años, la necesidad de un Pacto de Estado entre los principales partidos políticos para definir una estrategia energética a medio y largo plazo, que acabe con los continuos bandazos que los diversos Gobiernos vienen dando desde hace varias décadas, en Marruecos existe una planificación energética, seria, sensata y coherente, que permitirá a ese país reducir de forma importante su dependencia energética del exterior, a la vez que le dotará de un sector eléctrico altamente sostenible y descarbonizado, basado en una importante contribución de dos energías renovables que son abundantes en ese país: la solar y la eólica.

    Resulta difícil comprender por qué a los dos principales partidos políticos de España, PP y PSOE, les resulta tan difícil llegar a acuerdos sobre aquellos temas de interés nacional que difícilmente pueden acometerse con éxito y coherencia si no se basan en un Pacto de Estado que defina claramente el marco regulador de las decisiones que vayan tomando los sucesivos gobiernos. La falta de un Pacto de Estado en materia energética nos ha conducido a una situación difícil de entender, por el cumulo de decisiones faltas de acierto y, en muchas ocasiones, contradictorias. En España, incluyendo las islas, tenemos actualmente unos 105 GWe de potencia instalada, de los cuales las porciones mayores corresponden a las plantas de ciclo combinado (25,3 GWe), parques eólicos (23,15 MWe), hidráulica (21 GWe), carbón (11 GWe), nuclear (8 GWe) y cogeneración (7,2 GWe). El resto se lo reparten las demás tecnologías (fotovoltaica, termosolar, etc.). Frente a esta potencia total instalada se sitúa el consumo eléctrico máximo histórico, que tuvo lugar en el año 2007 y fue de 45,45 GWe. Estas cifras muestran que en España hay un enorme exceso de potencia instalada, lo cual unido a unas pobres interconexiones con los países vecinos, provoca que una gran parte del parque eléctrico nacional esté inactivo o, en el mejor de los casos, muy por debajo de un funcionamiento rentable, como es el caso de los ciclos combinados y las centrales de carbón.

    La pregunta que inmediatamente surge al ver estas cifras es ¿cómo se ha llegado en España a esta absurda situación?. A esta pregunta se puede responder de una forma clara y concisa: la causa de esta situación ha sido la falta de una planificación energética. Durante los gobiernos de Aznar se apostó principalmente por las centrales de ciclo combinado, realizándose una inversión  superior a los 13.000 millones de Euros, mientras que posteriormente el gobierno de Zapatero aposto fuertemente por las energías renovables e impulsó el parque eólico, fotovoltaico y termosolar. En total se invirtió en poco más de diez años unos 70.000 millones de euros. !Que lástima de dinero tan mal invertido¡. Con una adecuada planificación energética se habría realizado una inversión más productiva y rentable para España.

    Resulta evidente que los dos principales partidos políticos, PP y PSOE, son incapaces de poner el interés nacional en materia energética por encima de sus intereses de partido. Algo parecido ocurre con la Educación, otro aspecto en el que se necesita con urgencia un Pacto de Estado que acabe con los vaivenes sin sentido y los dislates que gobierno tras gobierno cometen. Basta tener en cuenta lo sorprendente que resulta que haya tantas Historias de España como Comunidades Autónomas, de modo que, dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que estudies, te contarán una Historia u otra, cuando la verdad es que solo existe una Historia y debería ser contada de igual forma en todas las Comunidades Autónomas. Pero volvamos al tema de la Energía, que es el objeto de este artículo.

    No deja de ser sorprendente, y a la vez aleccionador, que las autoridades de Marruecos demuestren tener las ideas mucho más claras que los gobernantes españoles en materia de Energía. Marruecos carece de las reservas de petróleo y gas natural de su vecino argelino, y sufre una dependencia total de hidrocarburos. En 2009, Marruecos importaba el 95% de la energía que consumía. Pero decidió cambiar esta situación y definió una política energética clara y seria, tendente a reducir de forma importante su dependencia energética exterior, a la vez que decidió apostar por el uso de dos fuentes energéticas renovables abundantes en Marruecos: la eólica y la solar.

    El 2 de noviembre de 2009, el entonces Ministro de Economía de Marruecos, Salahadin Mezuar, presennto el llamado Plan Solar de Marruecos, que preveía la construcción de 2000 MWe de centrales solares (fotovoltaicas y termosolares). El objetivo de Mohamed VI es conseguir que en 2030 el 52% de la capacidad eléctrica del país proceda de la energía renovable, frente al 34% actual. Para llevar a cabo con éxito su Plan Solar, el gobierno marroquí creó en marzo de 2010 la Agencia Marroquí para la Energía Solar, MASEN (Moroccan Agency for Solar Energy, http://masen.org.ma/). MASEN es una compañía con fondos públicos, cuyo capital es aportado por el Estado de Marruecos, el Fondo Hassan II para el Desarrollo Social y Económico, la Oficina Nacional de Agua y Electricidad (ONE) y la Sociedad de Inversiones Energéticas (SIE). Los tres objetivos principales de MASEN son: el desarrollo de centarles solares, contribuir al desarrollo de una industria solar nacional y asegurar una adecuada coordinacion entre los planes regionales e internacionales.

    Fruto del buen hacer de MASEN y de un plan energético claro, Marruecos está construyendo en la actualidad en Ouarzazate las centrales termosolares NOOR-II y III, que junto con NOOR-I, ya en funcionamiento desde principios de 2016, tendrán una potencia total instalada de 500 MWe. El Plan Solar de Marruecos se basa en un adecuado equilibrio entre dos tecnologías solares que son claramente complementarias: la fotovoltaica y la termosolar. Las centrales  fotovoltaica producirán electricidad a un precio muy reducido durante las horas de Sol, mientras que las centrales termosolares aportarán con su alto grado de gestionabilidad la producción eléctrica necesaria por la noche, consiguiendo de este modo un precio medio de la electricidad inferior a los 0,08 €/kWh, que es un precio bastante razonable y competitivo. De este modo, y basado en un estudiado equilibrio entre la electricidad fotovoltaica y la termosolar, Marruecos contará muy pronto con electricidad de origen solar a un precio competitivo, que unido a la producción eólica de las plantas construidas en el Norte y en la costa oeste, reducirán de forma importante su dependencia energética y creará una industria nacional importante.

    La coherencia y visión a largo plazo de la autoridades marroquíes en materia energética es aún más evidente si tenemos en cuenta otras medidas adoptadas por dichas autoridades con el objetivo de avanzar de forma clara y sin titubeos hacia el objetivo marcado de conseguir reducir el actual consumo de combustibles fósiles. Algunas de dichas medidas han sido tremendamente impopulares, como la eliminación de los subsidios públicos a los combustibles derivados del petróleo en el año 2012, que provocó una subida del 20% de la gasolina en Marruecos. Pero el gobierno marroquí no se ha guiado por la popularidad o impopularidad de sus decisiones, sino por la coherencia de las mismas con el objetivo energético nacional definido.

    En España, en cambio, seguimos sin hacer análisis energéticos serios, y el Gobierno sigue dando brochazos sueltos y descoordinados sobre el lienzo energético nacional, produciendo de este modo un cuadro de pésima calidad. En España seguimos poniendo parches, buscando simplemente lo más barato, pues lo único que se persigue es cumplir el objetivo comprometido en cuanto a producción de electricidad renovable, como ha quedado de manifiesto en la reciente subasta de energías renovables realizada por el actual gobierno, y en la nueva subasta ya anunciada el 23 de mayo por nuestro presidente, Mariano Rajoy. En España no tenemos en cuenta ni los beneficios sociales, ni la gestionabilidad de las diversas opciones tecnológicas, pues las decisiones tomadas en materia energética durante las últimas décadas evidencian una alta dosis de improvisación y falta de visión de futuro. Y por si esto no fuera suficiente, esta falta de visión de futuro y coordinación se ve agravada por las decisiones tomadas por el Ministerio de Hacienda que impiden a centros nacionales de prestigio internacional, como la Plataforma Solar de Almería, poder ejecutar sus proyectos internacionales plurianuales de I+D que cuentan con fondos europeos, lo cual obligará a tener que devolver a Bruselas dichos fondos, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo e inversión en España, mientras que Marruecos nos da una lección de coherencia y seriedad en materia energética. Ojala que la situación cambie y se logre en España el tan necesitado Pacto por la Energía.

    Récord de renovables en 2016, pero queda trabajo por hacer

    Vie, 06/16/2017 - 04:53

    Autora: Elena Díaz-Instituto IMDEA Energía

    El pasado 7 de Junio la asociación internacional sin ánimo de lucro REN21 publicó el informe sobre el estado global de las energías renovables durante 2016 y principios de 2017, lleno de buenas noticias.

    La instalación de nuevas plantas de generación eléctrica de fuentes renovables alcanzó un nuevo récord en 2016, con un total 161 GW que aumentan la capacidad total instalada en un 9% con respecto al año anterior. La tecnología con mayor aumento es la solar fotovoltaica, que supone un 47% de las nuevas instalaciones, a la que siguen la eólica (34%) e hidráulica (15,5%). Además, es el quinto año consecutivo en el que la inversión en energías renovables duplica la de generación por combustibles fósiles. Los países que más han invertido en generación renovable son China y Estados Unidos aunque si se normaliza según el producto interior bruto pasan a serlo Bolivia y Senegal. En la Figura 1 se muestra esta clasificación global junto con la clasificación por tecnologías.

     

    Figura 1: Clasificación de los 5 países con mayores inversiones en generación renovable, total y por tecnología (2016).

    El 24.5% de la electricidad producida en 2016 fue a partir de fuentes renovables, principalmente hidroeléctrica (Figura 2). Esto, unido al descenso en el uso del carbón y al aumento en la eficiencia energética, ha conseguido mantener estables las emisiones de CO2 a la atmósfera, a pesar de que la tanto la economía global como la demanda energética han aumentado. Esta tendencia refleja claramente el desacoplamiento entre el desarrollo económico y las emisiones, un paso importante en el camino de reducción de emisiones necesario para evitar un aumento mayor de 2 ºC en la temperatura global del planeta.

     

    Figura 2: Participación de las energías renovables en la producción eléctrica global (2016).

    Es común que, al hablar de energías renovables, salgan a relucir inconvenientes como la falta de gestionabilidad o el excesivo precio. Sin embargo, en este informe se los considera mitos ya que ha habido numerosos avances en ambas direcciones. Se están produciendo cuantiosos progresos y novedades en el ámbito del almacenamiento y la gestionabilidad de forma que en varios países se han podido administrar picos de generación renovable de alrededor o incluso superando el 100%, como Dinamarca o Alemania. Además, los precios están cayendo de forma rápida y continua para todas las tecnologías, en especial fotovoltaica y eólica para las que se han registrado precios de 0.05$/kWh. Es por esto que el argumento de que las energías renovables son aplicables sólo en países ricos ya no es válido. La gran mayoría de las centrales renovables se instalan en países en desarrollo y su participación irá en aumento. Alrededor de 50 de estos países se han comprometido a llegar al 100% de renovables, y no son los únicos. Durante 2016 más de 30 empresas se han unido a RE100, una iniciativa global en la que se comprometen a realizar sus actividades con un 100% de electricidad renovable. Esto demuestra que, además de las ventajas medioambientales, tiene sentido desde el punto de vista económico.

     

    Sin embargo, a pesar de todas estas buenas noticias, la transición energética no se está produciendo a la velocidad necesaria como para llegar a los objetivos del Acuerdo de París. Aunque la capacidad instalada aumenta, las inversiones fueron un 23% menores en 2016 que en 2015 y además se centran en energía fotovoltaica y eólica, dejando de lado el resto de tecnologías también muy necesarias para alcanzar las metas fijadas. Por otro lado, se hacen muchos esfuerzos en el ámbito de generación eléctrica pero menos hacia el transporte, calefacción y frío. Finalmente, la existencia de subsidios a los combustibles fósiles es uno de los factores que ralentiza el avance. Globalmente, por cada dólar invertido por los gobiernos en energías renovables, se invierten 4 en perpetuar la dependencia de los combustibles fósiles.

     

    La eliminación de esos subsidios es una de las medidas que se proponen en el informe para intentar acelerar la transición. Se plantean otros propuestas, todas relacionadas con la eliminación de la supremacía de las fuentes fósiles para generación de energía, como la creación de políticas que aboguen por las energías renovables, o la desviación del esfuerzo desde el estudio de la carga base de origen fósil hacia la investigación de gestionabilidad y almacenamiento para que las renovables puedan actuar como tal.

     

    Nos encontramos en un buen momento para las energías renovables. Se confirma su buen funcionamiento, crecimiento y competitividad frente a las tecnologías convencionales emisoras de gases de efecto invernadero. Sin embargo, debemos trabajar en consolidar y acelerar su crecimiento para alcanzar los objetivos de emisiones en un futuro cercano.

     

    Más información:

    Avances en la modelización de escenarios energéticos en la Comunidad de Madrid

    Dom, 06/11/2017 - 11:21

    Autores: Diego García y Diego Iribarren-Instituto IMDEA Energía

    Los días 5 y 6 de junio de 2017 tuvo lugar en Miraflores de la Sierra (Madrid) el 2nd Biomass Resources for Renewable Energy Production Workshop, en el marco del proyecto RESTOENE-2-CM (S2013/MAE-2882). En este evento se abordaron diversos avances relacionados con el diseño de nuevas técnicas experimentales y componentes biotecnológicos orientados a la mejora de las tecnologías de conversión de la biomasa a biocombustibles.

    La Unidad de Análisis de Sistemas del Instituto IMDEA Energía presentó los últimos avances en modelización energética prospectiva para la Comunidad de Madrid. En particular, se mostraron los nuevos desarrollos en modelización de escenarios de transporte, desde una perspectiva tanto tecnoeconómica como ambiental. Además, se mostraron los primeros pasos dados en cuanto al acoplamiento de Sistemas de Información Geográfica (SIG) a modelos energéticos prospectivos creados para facilitar la toma de decisiones a nivel de ayuntamiento. A modo de ejemplo, como se ilustra en la figura para el caso de estudio de Alcorcón, este tipo de avances metodológicos facilita la identificación de las zonas más beneficiadas (en términos de consumos energéticos y emisiones) en caso de implementar medidas de eficiencia en el sector residencial. El fin último de todos estos avances es allanar el camino hacia planes energéticos sensatos que se alineen con los objetivos globales de sostenibilidad.

     

    Emisiones de CO2 asociadas a gas natural en Alcorcón: 2015 (izquierda) vs. 2030 (derecha)

    13th Sollab doctoral colloquium on solar concentrating technologies

    Jue, 05/25/2017 - 08:33

    Autor: Lucía Arribas-Instituto IMDEA Energía

     

    Entre los días 15 y 17 de mayo tuvo lugar en Berlín el encuentro anual de jóvenes investigadores en el ámbito de tecnologías de energía solar concentrada, en el que participan investigadores de este ámbito de distintos países de la Unión Europea.

    Este coloquio está enmarcado dentro del proyecto Sollab (alianza de laboratorios europeos en sistemas de energía solar térmica concentrada) en el que participan: la Plataforma Solar de Almería (perteneciente al CIEMAT), el DLR (Centro aeroespacial alemán), ETH (Escuela Politécnica Federal de Zúrich, Suiza) y PROMES (unidad de investigación del CNRS, Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia). Cada año se encarga una de las instituciones de organizarlo en su país.

    Los estudiantes de doctorado de las 4 instituciones presentan sus trabajos, y, además, se invita a estudiantes de otras instituciones que trabajen en este ámbito, como es el caso de la Unidad de Procesos de Alta Temperatura del Instituto IMDEA Energía.

    Este año la organización le correspondía al DLR, teniendo lugar en una de las ciudades más visitadas de Europa, Berlín.

    Durante los 3 días del coloquio, se presentaron 35 trabajos de tesis enmarcados en los siguientes ámbitos:

    • Termoquímica solar
    • Tratamiento de agua y fotoquímica solar
    • Fotovoltaica concentrada
    • Electroquímica solar
    • Almacenamiento térmico de energía
    • Materiales, medidas y caracterización
    • Sistemas de concentración solar

    Este evento anual sirve para poner en común los últimos avances en el ámbito de la energía solar concentrada y, además, es útil para conocer a los investigadores del sector y como entrenamiento en presentaciones para los estudiantes de doctorado.

    De la Unidad de Procesos de Alta Temperatura del Instituto IMDEA Energía participaron dos investigadoras. Elena Díaz, que presentó su trabajo bajo el título “Integration of fuel cells in solar thermal plants” y Lucía Arribas con “Directly irradiated fluidized bed reactor for solar thermochemical applications”.

    Comienza el proyecto WASTE2BIO

    Mar, 05/23/2017 - 04:13

    Con la reunión de lanzamiento celebrada el pasado mes de abril en las instalaciones de IMECAL, se da por iniciado el proyecto WASTE2BIO “Valorization of urban WASTEs TO new generation of BIOethanol” 

    Autor: Jose Miguel Oliva  -Unidad de Biocarburantes- Dpto. de Energía- CIEMAT

    El pasado mes de abril tuvo lugar la reunión de lanzamiento del proyecto WASTE2BIO “Valorization of urban WASTEs TO new generation of BIOethanol”  (Valorización de residuos urbanos para la producción de bioetanol).

    El proyecto, coordinado por IMECAL, está financiado por  ERA-NET Cofund Bioenergy Sustaining the Future 3 (BESTF3) dentro del H2020. Se trata de una  convocatoria internacional conjunta que financia proyectos innovadores en bioenergía con alto componente demostrador liderados por la industria.

    El consorcio lo forman cuatro participantes, dos PYMES: IMECAL (Industrias Mecánicas Alcudia S.A. (España) y EXERGY Ldt. (Reino Unido) y dos centros de investigación: la unidad de Procesos Biotecnológicos del IMDEA Energía y la Unidad de Biocarburantes del CIEMAT.

    El proyecto tiene una duración de 3 años y tiene como objetivo demostrar y validar un proceso global de recuperación de energía partir de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos mediante su transformación en bioetanol con el proceso PERSEO Bioethanol® y biogás con objeto de valorizar dichos residuos reduciendo el coste energético e impacto durante su tratamiento.

    En el proyecto se proponen varias líneas de trabajo como  la mejora de los diferentes procesos y etapas involucrados en la valorización de la fracción orgánica de los RSU como son el pretratamiento con el fin de obtener una fracción orgánica libre de inertes, la producción de bioetanol, la digestión anaerobia del residuo obtenido tras la fermentación y la producción de fertilizantes. Igualmente se pretende una validación y demostración del proceso a escala semi-industrial que incluya una integración del proceso una evaluación tecno-económica y energética y un análisis de sostenibilidad. Por último se pretende una integración de los resultados del proyecto en el nuevo modelo de tratamiento de RSU definiendo la estrategia de explotación y el modelo de negocio.

    Así pues este proyecto, con una aproximación tecnológica cercana al mercado,  pretendedesarrollar un proceso global que disminuya los costes de la gestión de residuos sólidos urbanos respecto a los tratamientos convencionales en un 20%, al mismo tiempo que se reduce el volumen de residuos enviados a vertedero mediante su valorización en bioetanol, biogás y biofertilizantes.

     

     

    Luz solar para producir hidrógeno renovable a partir de biomasa lignocelulósica

    Mié, 05/17/2017 - 06:52

    Autor: J.L.G. Fierro, Instituto de Catálisis y Petroleoquímica, CSIC, Cantoblanco, 28049 Madrid

    En un estudio reciente realizado en la Universidad de Cambridge se ha puesto de manifiesto que la biomasa sin procesar (serrín, hojas de vegetales, bálago de cereal) se puede convertir fácilmente  en hidrógeno limpio mediante iluminación con luz solar una disolución acuosa alcalina en la que permanece la biomasa en suspensión y a la que se añaden partículas de un fotocatalizador. El proceso opera en condiciones muy suaves, esto es, presión y temperatura ambientales, lo que contrasta con la tecnología convencional de obtención de hidrógeno a partir de biomasa mediante gasificación. La desventaja de este proceso es que la velocidad de formación de hidrógeno es muy baja.

    La lignocelulosa, que es el componente principal de la biomasa del planeta, fue el origen de las reservas de petróleo. Este precursor sometido bajo los estratos sedimentarios de la corteza terrestre a elevadas presiones y temperaturas, en ausencia de aire,  durante millones de años generó las mezclas de hidrocarburos que constituyen el crudo que utilizamos en la actualidad para la producción de combustibles de transporte. Pero las reservas de petróleo han ido disminuyendo de forma muy significativa en las últimas décadas. Esto ha hecho que en la actualidad se exploren vías de transformación del material lignocelulósico en la fabricación de combustibles sintéticos y productos químicos.

    La tecnología convencional de fabricación de combustibles sintéticos a partir de biomasa incluye dos etapas: una primera de gasificación para producir una mezcla gaseosa de CO y H2, y una segunda de transformación de esta mezcla en hidrocarburos. El proceso global requiere la construcción de plantas  grandes, lo que implica un coste elevado, a lo que hay que añadir una eficiencia del proceso limitada.

    Recientemente un equipo de investigación del laboratorio Christian Doppler de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, ha desarrollado una metodología relativamente sencilla que permite extraer el hidrógeno presente en la biomasa lignocelulósica en un solo paso en condiciones ambientales, esto es, temperatura y presión ambiental con el único recurso de la luz solar. Esta tecnología, que ha sido publicada en la revista Nature Energy 2, 17021 (2017) (doi:10.1038/nenergy.2017.21) consiste básicamente en un simple proceso de conversión fotocatalítica. Se añaden partículas del fotocatalízador en la disolución acuosa alcalina y se mantiene en suspensión conjuntamente con la propia biomasa. El conjunto se ilumina con una lámpara que simula la luz solar. Los fotones absorbidos en las partículas de fotocatalizador son capaces de realizar la transformación del material polimérico de la biomasa y generar hidrógeno libre de monóxido de carbono u otras impurezas.

     

    Figura 1. Hoja de papel colocada en una disolución alcalina iluminada con luz solar.

    La limitación del proceso en la actualidad reside en la baja producción de hidrógeno. Resulta evidente que se requieren escalados sucesivos para establecer si la metodología de laboratorio alcanza un desarrollo industrial. De hecho se ha realizado una patente de aplicación de la prueba de concepto.

    Bibliografía

    D.W. Wakerley, M.F. Kuehnel, K.L. Orchard, K.H. Ly, T.E. Rosser and E. Reisner, Solar-driven reforming of lignocellulose to H2 with a CdS/CdOx photocatalyst, Nature Energy 2, 1 7021 (2017) (doi:10.1038/nenergy.2017.21)

    Páginas


    Instituto Chileno de Permacultura